Nicolas Sarkozy afirma que "otra Europa es posible"

PARÍS, 5 (EUROPA PRESS)

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dio esta tarde el pistoletazo de salida a la campaña de las elecciones europeas del próximo 7 de junio exponiendo su particular visión sobre el futuro de la Unión Europea y reclamando una Europa "fuerte" que quiera asumir sus responsabilidades y esté dispuesta a dar mayor protagonismo a la política.

"Otra Europa es posible. Otra Europa es necesaria y esa Europa puede pesar en los destinos del mundo. La respuesta sólo depende de los propios europeos", dijo el presidente galo durante un discurso de casi una hora ante un público entregado reunido en la ciudad francesa de Nimes.

Fiel a sí mismo, reivindicó recuperar la Europa "protectora" de los padres fundadores que cree en "algo más que en el mercado" y no reniega del "ideal" europeo. Una Europa que se pregunte lo que "quiere" hacer y no lo que "puede" hacer. Pero para ello, según Sarkozy, es necesario que deje de "diluirse en una ampliación sin fin" y que tenga "fronteras y límites".

Entró así de lleno en el tradicional rechazo de Francia a la entrada de Turquía en el club comunitario y planteó nuevamente establecer con el país euroasiático una cooperación reforzada, al igual que podría hacerse con Rusia.

"Francia tiene desde hace siglos una relación de amistad con Turquía y en nombre de esa amistad quiero decirle la verdad: no es respetar a sus amigos ofrecer promesas que no se pueden mantener", explicó entre aplausos. Sarkozy hilvanó su discurso en torno a la idea de que el destino de una Francia mejor y más ambiciosa está ligado a la ambición europea y presumió de los logros alcanzados durante la presidencia francesa del Consejo.

Consideró que si en los últimos tiempos Europa ha sido débil es "porque no ha estado unida", criticó lo que llamó el 'dumping interior' que, a su juicio, abrió la puerta a la competencia desleal, defendió el papel de liderazgo de los países grandes y denostó el actual sistema de presidencias rotatorias.

POLÍTICA ECONOMICA

Sarkozy se defendió de las acusaciones de proteccionismo y reclamó una política económica concertada porque no es "razonable" que países que comparten la misma moneda no tengan una política económica concertada, que no puede "reducirse", en su opinión, a un objetivo de inflación y al respeto de los criterios del Pacto de Estabilidad.

Como en otras ocasiones, Sarkozy amenazó con una tasa ecológica para luchar contra el 'dumping ecológico'. "No se pueden imponer a nuestras empresas reglas muy restrictivas en materia de medio ambiente y aceptar que Europa siga importando productos de países que no respetan esas reglas", aseveró.