PSOE dice que es "cuestionable" la decisión de la Junta Electoral Central, que ayer canceló un mitin en Aranjuez

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, aseguró hoy que es "cuestionable y recurrible" la decisión de la Junta Electoral Central (JEC), que ayer canceló un mitin de la campaña de las europeas que los socialistas tenían convocado en el parque de Abastos, en Aranjuez.

El acto electoral, en el que participó ayer Gómez, no contó con el beneplácito de la JEC, que declaró ilegal la celebración del mismo al no haberse cumplido los plazos de solicitud de espacios para la celebración de mítines que concluía el pasado 15 de mayo.

Tras la reunión de la Comisión Ejecutiva del PSM, Gómez criticó que esta decisión se tomara a la misma hora en la que estaba convocado el acto, y recordó que quien decide si se cancela o no una celebración es el propietario del lugar. "En este caso, el (propietario) de la plaza es el Ayuntamiento, que sí había dado su 'ok' a la celebración de un acto electoral del PSOE", indicó.

No obstante, apuntó que no quisieron "polemizar" con el tema y que, por cuestiones de tiempo, se decidió sin más trasladar el acto a la Casa del Pueblo de la misma localidad. "La decisión a todas luces, y eso lo pongo en opinión de nuestros servicios jurídicos, es muy cuestionable y muy recurrible pero por el tiempo no había posibilidad física", explicó.

Gómez, sin embargo, reconoció que a pesar de este contratiempo, el acto fue "un auténtico éxito" y recibieron el calor de las "numerosas personas" que asistieron. En general, señaló, el PSOE hace una "valoración muy positiva" de los días que llevan en campaña, donde están apreciando "una movilización creciente".

Por el contrario, frente a estas semanas previas a los comicios "cargadas de actos y asistencia masiva en su mayoría", subrayó que "esta siendo una campaña en la que el PP no habla de Europa, que se ciñe al debate nacional y con mensajes equivocados".

Así, se dirigió a Esperanza Aguirre y Francisco Camps, "que son los dos presidentes autonómicos más afectados por la presunta corrupción económica en las instituciones", y les dijo que "las elecciones y los votos de los ciudadanos no dan impunidad ante el Estado de Derecho".

"Los ciudadanos que votan a uno para que gobierne no le votan a uno para que tenga impunidad en hacer acciones al margen del Estado de Derecho", concluyó.