Rajoy llama a la reacción contra el Gobierno a una semana de las elecciones

  • Zaragoza, 31 may (EFE).- El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha llamado hoy a la movilización del electorado cuando falta una semana para que se celebren las elecciones europeas, ya que los ciudadanos, especialmente los votantes de su partido, tienen "la obligación" de reaccionar contra un Gobierno "incompetente".

Zaragoza, 31 may (EFE).- El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha llamado hoy a la movilización del electorado cuando falta una semana para que se celebren las elecciones europeas, ya que los ciudadanos, especialmente los votantes de su partido, tienen "la obligación" de reaccionar contra un Gobierno "incompetente".

Ante aproximadamente 1.500 personas en Zaragoza, nuevamente al aire libre, a pleno sol, el líder de los populares no ha hecho mención alguna a los sondeos que hoy publican varios medios de comunicación, en los que, según los casos, el PP resultaría vencedor de los comicios del 7 de junio o se movería en un empate técnico con el PSOE.

Pero sí ha apelado al voto, a "reaccionar" contra un Gobierno "incompetente" que sólo está "pendiente de salir en el telediario para decir alguna genialidad", a ganar las europeas y a dar consistencia al cambio iniciado el 1 de marzo en Galicia, a raíz del triunfo de Alberto Núñez Feijóo, toda vez que el objetivo no es otro que vencer en las próximas generales.

Como, en su opinión, "no se ha visto nada igual" en un Gobierno desde 1977, la ciudadanía, pero más los votantes del PP, tienen "la obligación de reaccionar". "Con esta gente no se va ninguna parte", ha puntualizado antes de hacer hincapié en que todo "el prestigio" ganado en época de José María Aznar lo está tirando por la borda el actual Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

A falta de siete días para que se celebren las elecciones, Rajoy ha manifestado que mientras el PSOE y el Gobierno "están de los nervios", el PP va poco a poco "cargando el depósito de gasolina" en su carrera por la victoria.

Y será dicho triunfo "la primera piedra" para el desalojo del poder de Zapatero, a quien ha considerado responsable de la crisis por no haber liderado reforma alguna en los cinco años que lleva en el Gobierno.

Aparte de la crisis económica, Rajoy no ha evitado los dos asuntos que por haberlos instalado el PSOE en la campaña él tiene la obligación de comentar, según ha subrayado: el uso de aviones militares por Zapatero y la supuesta subvención que, a instancias del ex presidente de Andalucía Manuel Chaves, la Junta concedió a una empresa en la que trabajaba su hija.

Respecto al primero, el líder del PP ha retado al presidente del Gobierno a aclarar qué uso ha dado en cinco años a los aviones oficiales y a compararlo con el que les dio José María Aznar durante las dos legislaturas en las que le precedió en el poder.

Es una iniciativa "democrática" y "transparente" que, no obstante, pone de manifiesto "el cansancio" de los ciudadanos -él se ha incluido al emplear el plural mayestático- "de la chulería de algunos, de su prepotencia".

Sobre la supuesta subvención del hoy vicepresidente tercero del Gobierno, Rajoy ha recurrido a lo que lleva haciendo últimamente en cada mitin: decir la hora -hoy lo ha hecho en cuatro ocasiones- y recordar que Chaves aún no ha ofrecido las explicaciones exigibles en un sistema democrático.

Las dos son cuestiones que a Rajoy le gustaría ver en los vídeos electorales del PSOE, así como el de la reforma de la ley del aborto.

El presidente del PP no ha omitido tampoco referencias a la actualidad territorial, en este caso la de Aragón, en donde una de sus factorías estelares, la de Opel en Figueruelas, atraviesa una situación difícil debido a la crisis y una época de incertidumbre tras el acuerdo logrado ayer para salvar la marca en Europa.

Rajoy, quien ha llegado al acto en un coche del sello alemán, y en compañía de su mujer, Elvira Fernández, ha exigido al Gobierno central y al aragonés que "se involucren muy a fondo" en la búsqueda de una solución a la tesitura de la factoría de Figueruelas.

El PP, ha dicho, apoyará al Ejecutivo que "negocie bien" y sea "diligente" en una negociación fundamental para Aragón y para España.