Royal pide perdón por un criticado discurso de Sarkozy sobre los africanos

  • París, 7 abr (EFE).- La ex candidata socialista a la Presidencia francesa Ségolène Royal provocó hoy una cadena de reacciones en el país, tras pedir perdón en Dakar por un criticado discurso de 2007 en esa misma capital del jefe del Estado de Francia, el conservador Nicolas Sarkozy, sobre los africanos.

Royal pide perdón por un criticado discurso de Sarkozy sobre los africanos

Royal pide perdón por un criticado discurso de Sarkozy sobre los africanos

París, 7 abr (EFE).- La ex candidata socialista a la Presidencia francesa Ségolène Royal provocó hoy una cadena de reacciones en el país, tras pedir perdón en Dakar por un criticado discurso de 2007 en esa misma capital del jefe del Estado de Francia, el conservador Nicolas Sarkozy, sobre los africanos.

Royal, que en los últimos tiempos ha protagonizado varias polémicas por sus declaraciones, justificó el perdón que había solicitado en Dakar en un gesto que la derecha francesa ha querido interpretar como una descalificación diplomática de Sarkozy.

"Creo que es muy importante para apaciguar las tensiones, para restañar las heridas y para poder mirar con mucha serenidad el futuro de una alianza recíproca en la que nosotros tenemos interés igualmente", explicó la líder socialista en declaraciones a la emisora francesa RTL.

"Pedí perdón por el conjunto de desórdenes y de sufrimientos que se han infligido a África", añadió la ex candidata socialista, quien aseguró que con sus palabras de ayer en Dakar no quiso entrar en polémicas ni ajustar cuentas con nadie, sino que "hay momentos en la historia en que hay que tener humildad para reconocer sus errores para poder volverse a dirigir hacia el futuro".

El principal concernido, Sarkozy, evitó intervenir directamente y al ser preguntado por las palabras de Royal afirmó no tener tiempo para responderle.

Quien sí lo hizo fue su primer ministro, François Fillon, que instó a Royal a dar muestras de "un poco más de contención y un poco más de dignidad cuando se habla de Francia y de sus autoridades por el mundo".

Royal, refiriéndose al discurso del jefe del Estado de 2007, señaló ayer en la sede de los socialistas senegaleses que "alguien había venido aquí a deciros que el hombre africano no ha entrado todavía en la historia".

"Perdón, perdón por esas palabras humillantes que no se tendrían que haber pronunciado y que no comprometen ni a Francia ni a los franceses", añadió.

Diversos dirigentes socialistas apoyaron a Royal, empezando por la que ha sido su rival por el control del partido, la primera secretaria, Martine Aubry.

Según Aubry, Royal "tiene razón al mantener un discurso que vuelve a crear un vínculo no sólo afectivo, sino también humanista entre África y Europa, entre África y Francia".

Más ambigua fue la reacción del ministro de Exteriores, el antiguo dirigente socialista Bernard Kouchner, que en lugar de criticar a Royal optó por defender a Sarkozy, al decir que las palabras del presidente hace dos años habían sido "torpes", pero no había en ellas "ni racismo ni un tratamiento peyorativo" hacia los africanos.