Sarkozy habla de ley y orden conforme se acercan las europeas

PARÍS (Reuters) - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo el jueves que va a enviar más policías a patrullar los vecindarios más conflictivos del país y prometió luchar contra la delincuencia en las escuelas tras un incremento de la violencia.

Tratando de situar la ley y el orden al frente de la agenda política de cara a las elecciones europeas del mes que viene, Sarkozy dijo que quiere reforzar las penas para los jóvenes delincuentes y dará a los profesores la potestad de registrar a los estudiantes en busca de armas.

Los partidos de la oposición han acusado al líder de centroderecha de tratar de ganar votos con este asunto e indicaron que el hecho de que hayan aumentado las tasas de delincuencia demuestra que las duras políticas aplicadas por Sarkozy en sus años en el Gobierno han fracasado.

Francia está conmocionada por una reciente ola de violencia, incluidas luchas territoriales entre bandas, profesores apuñalados y disparos con armas automáticas a la policía en un suburbio de París.

"Tenemos que poner fin de manera inmediata a esta espiral de criminalidad", declaró Sarkozy en un discurso, reconociendo que ha habido un incremento de la delincuencia en marzo y abril.

"Las cifras de mayo sin lugar a dudas serán difíciles", añadió, comparando los datos desfavorables con sus propios resultados cuando era ministro del Interior, antes de convertirse en presidente en 2007.

Entre las medidas que sugirió había una operación de seguridad en 26 vecindarios pobres, 21 de ellos cerca de París, que dijo que están siendo "carcomidos por la violencia" y tenían tasas de delincuencia especialmente altas. Además pidió el envío de 200 policías más al distrito Seine-Saint-Denis, al norte de París, el epicentro de los disturbios urbanos en 2005.

Sarkozy advirtió que el incremento del desempleo, y el empeoramiento económico podría tener un impacto negativo en la sociedad, pero rechazó que la mano dura pueda producir delincuencia.

"La delincuencia causa pobreza al acentuar la desigualdad y los estigmas que afligen a parte de la sociedad", declaró, añadiendo "No dejaremos que pequeños gamberros avariciosos persigan a trabajadores honestos y valientes (...) Pondremos fin a la dictadura de la indulgencia".

Este lenguaje tan inflexible tradicionalmente ha calado bien entre los votantes de Sarkozy, muchos de los cuales son jubilados.

Sarkozy ha hablado cada vez más de delincuencia de cara a las elecciones europeas del 7 de junio y las últimas encuestas sugieren que su partido, UPM, podría ganar con el 26 por ciento, mientras que el Partido Socialista se situaría segundo con un 20 por ciento de apoyo.

Los socialistas dijeron que aunque Sarkozy ha introducido 14 leyes antidelincuencia y 116 cambios en el código penal, la violencia continúa aumentando.