Sarkozy: "Puede que Zapatero no sea muy inteligente"

Afirma que personas muy inteligentes no llegaron a la segunda vuelta de las presidenciales francesas, en referencia a Jospin

PARIS, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, cree que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no es muy inteligente, según comentó ayer el mandatario galo de manera informal durante un almuerzo que tuvo con un grupo de diputados y senadores en el Elíseo a los que reúne de manera periódica desde noviembre para abordar la crisis financiera internacional.

Fue al informar satisfecho a sus comensales de que el Gobierno español acababa de anunciar una drástica disminución de la publicidad en las cadenas públicas de televisión cuando Sarkozy aludió al presidente español al preguntar a sus invitados a quién había puesto de ejemplo, según revela hoy el diario 'Libération'.

El diputado socialista Henri Enmanuelli dijo: "Se pueden decir muchas cosas sobre Zapatero". "Puede que no sea muy inteligente", apostilló Sarkozy. "Yo conozco personas que eran muy inteligentes y que no estuvieron en la segunda vuelta de las presidenciales", continuó el presidente aludiendo al socialista Lionel Jospin.

Luego prosiguió con uno de sus temas favoritos, añade el rotativo. "Además, en mi carrera política he ganado con frecuencia a gente de la que se decía que era más inteligentes y había estudiado más que yo", presumió el inquilino del Elíseo. Los asistentes al almuerzo pensaron en su antiguo rival, el cultivado primer ministro de Jacques Chirac, Dominique de Villepin.

BERLUSCONI, MERKEL Y OBAMA

La conclusión de Sarkozy fue, por tanto, que "lo importante en la democracia es ser reelegido", momento en el que puso como ejemplo al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. "Mirad a Berlusconi, ha sido reelegido tres veces", les dijo.

El jefe del Estado galo se jactó también de haber llevado a su terreno a la canciller alemana, Angela Merkel, inicialmente reacia a lanzar planes de estímulo económico para hacer frente a la crisis y no olvidó criticar al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, a quien consideró "totalmente ausente del G-20", según el relato de 'Libération'.

Los primeros pasos en la escena internacional del nuevo presidente norteamericano, Barack Obama, tuvieron igualmente su espacio en la conversación de Sarkozy durante la comida en el Elíseo. "Obama es un espíritu sutil, muy inteligente y muy carismático, pero ha sido elegido hace dos meses y no ha gestionado un ministerio en su vida", espetó.