Sarkozy visita España tras la polémica sobre Zapatero

MADRID/PARÍS (Reuters) - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, inició el lunes una visita a España con la que espera dejar constancia de las relaciones amistosas con el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, del que supuestamente cuestionó hace días su inteligencia.

El presidente francés y su esposa, Carla Bruni, llegaron al aeropuerto de Barajas poco antes del mediodía y se desplazaron al Palacio de El Pardo, donde se alojarán durante su primera visita de Estado a España. Allí fueron recibidos por los reyes Juan Carlos y Sofía y el presidente del Gobierno.

Durante la ceremonia de bienvenida con honores militares, el Rey y Sarkozy pasaron revista a la guardia de honor, antes de desplazarse al Palacio de la Zarzuela, donde los Reyes ofrecen un almuerzo en honor del presidente francés. A esta cita también asisten los príncipes de Asturias.

Esta tarde, está prevista una visita al museo del Prado y una cena en el Palacio Real.

La visita de Sarkozy se produce mientras las autoridades francesas han puesto todo su empeño en decir que las relaciones entre ambos países son buenas pese a las declaraciones publicadas hace diez días por un periódico francés.

"Siempre he querido mantener relaciones profundas con España, me apasiona España, es uno de los grandes países de Europa, por eso me empeñé personalmente en apoyar la presencia de Zapatero en las reuniones del G- 20", dijo Sarkozy en una entrevista en el diario El País publicada el domingo.

"José Luis es mi amigo", añadió.

Sarkozy restó importancia a la tormenta mediática desatada por sus supuestas críticas a Zapatero, que calificó de "rumores absurdos" y mentiras".

Los comentarios sobre Zapatero, de los que informó el diario francés Liberation, generaron innumerables comentarios en la prensa española, pese a que parecía que estaban dedicados a los propios rivales de Sarkozy, y no a Zapatero.

"Puede que no sea muy inteligente. Conozco a personas que eran muy inteligentes y que no llegaron a la segunda ronda en las presidenciales", dijo Sarkozy, según Liberation, aparentemente en referencia a Lionel Jospin, candidato fallido de los socialistas a las elecciones francesas en 2002.

La oficina de Sarkozy negó que el presidente hubiera dicho estas palabras. Mientras, Zapatero pareció no tenerlas en cuenta.

En una entrevista publicada el viernes, dijo a Le Monde: "Tengo que decir que Nicolas Sarkozy siempre ha sido muy diplomático conmigo".

Ambos líderes abordarán una amplia variedad de asuntos en la visita oficial y la cumbre francoespañola de mañana, entre ellos la crisis económica, cómo combatir el narcotráfico y la lucha contra el integrismo islámico y contra ETA, un terreno en el que la colaboración entre ambos países ha resultado ser muy fructífera.