AMPL.- Cerca de 300 delegados de CSI-F reclaman a la Junta más austeridad en el gasto público e información sobre CCM

TOLEDO, 17 (EUROPA PRESS) Cerca de 300 delegados de Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), según la organización, se concentraron hoy en la Plaza de Cardenal Silíceo, frente a la sede de la Presidencia del Gobierno regional, para reclamar austeridad en el gasto público, medidas efectivas que frenen el desempleo y más información sobre la posible fusión de CCM e Unicaja. Los delegados tenían intención de entregar al presidente regional el manifiesto que recoge todas las peticiones de este sindicato, pero según confirmaron fuentes del Gobierno regional, el Consejo de Gobierno finalmente no se reunió hoy en la sede del Colegio de Doncellas, como hace habitualmente, con motivo de esta manifestación. El presidente regional de CSI-F, Juan Pinilla, en declaraciones a los medios, recordó que fue el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha el que autorizó la manifestación, después de anular la resolución, "partidaria y antidemocrática, del delegado del Gobierno, Máximo Díaz-Cano, que nos quería alejar del presidente y enviarnos a la puerta de una iglesia". En cuanto a las razones que han llevado a este sindicato a la movilización, el presidente de CSI-F aseveró que "nos preocupa la situación de la región, sobre todo en cuestión de paro que supera el 15 por ciento, y por ello venimos a pedirle al presidente regional, José María Barreda, que sea austero y controle hasta la última peseta de los contribuyente, porque nos preocupa el gasto público que hay en la región". Como muestra de ello, habló del presupuesto de la Radio Televisión de Castilla-La Mancha que asciende a 72 millones de euros, apostillando que "esta región no se puede permitir el lujo de gastar ese dinero en la televisión". Pinilla reclamó también al Gobierno regional un mayor control del dinero que destina a empresas públicas y fundaciones, la reducción del uso de los coches oficiales, y que se reduzca el sueldo "que se subió él y a otros 160 altos cargos, porque no es de recibo que ahora que hay crisis abogue por la congelación salarial", medida que calificó de "poco seria". CSI-F, indicó su presidente, está "muy preocupado" también por la fusión entre CCM y Unicaja, "que podría suponer el despido de 3.700 trabajadores", pidiendo por ello explicaciones al Gobierno regional, que a su juicio debe explicar qué ha pasado en la entidad de ahorro castellano-manchega, "que de ser una empresa líder con resultados magníficos, ahora nos dice que se fusiona y que está en banca rota". El presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios reclamó el mantenimiento de toda la plantilla de la entidad regional de ahorro, "por el bien de los trabajadores de CCM", matizando que simplemente en Ciudad Real "hay 74 oficinas de Unicaja y 40 de CCM", y que por tanto los consecuencias para los trabajadores "podrían ser desastrosas". Se pronunció también sobre las manifestaciones, convocadas por CCOO y UGT, para este jueves día 19, afirmando compartir las razones que han motivado estas acciones, "porque entre todos tenemos que solucionar esta situación aunque los ciudadanos han dado la responsabilidad al señor Barreda y no a los sindicatos, y quien tiene que poner medidas y rápidas es él y no los demás", concluyó.