Trias (CiU) sigue como el más valorado pero el PSC amplía la distancia en intención de voto

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS) El líder de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, se mantiene como el líder municipal mejor valorado en el Barómetro de diciembre con una puntuación de un 5,4 por delante del alcalde, el socialista Jordi Hereu, que saca un 5,1. Sin embargo, Trias pierde una décima en relación a junio en un contexto en que el PSC amplía la distancia en intención de voto respecto a CiU. El Barómetro, de carácter semestral, se basa en 800 encuestas realizadas a principios de diciembre. En concreto, el 23,9 por ciento votaría al PSC, que sube 1,5 puntos, mientras que el 19,6 daría su voto a CiU, que reduce cuatro décimas. En una rueda de prensa, el portavoz municipal, Jordi William Carnes (PSC), defendió hoy que el Gobierno "aguanta" y está tomando "velocidad de crucero" en un momento en que la crisis afecta a la gestión política, según dijo. El tercer líder municipal más bien valorado sigue siendo Jordi Portabella (ERC) con un 5, aunque pierde una décima. Suspenden Ricard Gomà (ICV-EUiA), a quien sólo conoce el 24 por ciento, con un 4,5, aunque sube una décima; y Alberto Fernández Díaz (PP) con un 3,5, y pierde dos décimas. En intención de voto, ICV-EUiA sube nueve décimas y alcanza el 7,9; ERC aumenta seis hasta el 5,9; y el PP cuatro hasta el 3,6. Los encuestados penalizan mayormente al Gobierno del Estado por la crisis económica, mientras que menos a la Generalitat y, en última instancia, al Ayuntamiento, cuya gestión es muy buena o buena para un 45,9 por ciento y normal para un 20 por ciento. No obstante, resalta la confianza en que la situación mejorará aunque consideran malo o muy malo el estado de la economía de Barcelona el 65,3 por ciento, que se incrementa hasta el 80,5 por ciento en el caso de la española. En los tres ámbitos, los encuestados sitúan como primer problema el paro y las condiciones de trabajo. En Barcelona bajan a una segunda posición los problemas derivados de la inmigración y al tercer lugar, la inseguridad. Para Catalunya y España, los problemas económicos están en segunda posición, mientras que la tercera son los problemas derivados de la inmigración en Catalunya y los aspectos políticos en España. Los encuestados también fueron preguntados por la reforma de la Avenida Diagonal, cuyo proceso conocen el 57 por ciento. De ellos, poco más de la mitad la valoran bien o muy bien. Recibe un apoyo del 83,3 por ciento construir aparcamientos subterráneos y del 79 por ciento unir el tranvía por la avenida. En cambio, la restricción del tráfico privado, una de las insignias del proyecto, tiene un apoyo del 45,4 por ciento. En relación a que Barcelona fue escogida como sede del secretariado de la Unión por el Mediterráneo (UpM), lo que conoce el 65 por ciento, lo valoran positivo o muy positivo el 82,5 por ciento. Respecto al turismo, el 72 por ciento de los encuestados defienden que se han de mejorar las molestias que genera el impacto de esta actividad en la ciudad.