UPyD pide al PSOE y PP la retirada del texto y solicita la consecución de un Pacto Nacional sobre Agua

TOLEDO, 24 (EUROPA PRESS) La Coordinadora Territorial de UPyD de Castilla-La Mancha reclamó hoy al PSOE y al PP regional la retirada del proyecto del Estatuto de Autonomía, que actualmente está tramitándose en la Comisión Constitucional del Congreso, y solicitó la consecución de un gran Pacto Nacional sobre el Agua. En nota de prensa, UPyD de Castilla-La Mancha reclamó al PSOE y PP de Castilla-La Mancha que retiren el proyecto del Estatuto de Autonomía, "pues tras más de cinco meses desde que se presentara ante el Congreso de los Diputados para su toma en consideración, se encuentra en una situación de bloqueo total ante los cada vez mayores enfrentamientos entre ambos partidos". UPyD consideró que "tanto el PSOE como el Partido Popular cuando consensuaron el texto del proyecto de Estatuto mandado a las Cortes, ya sabían de la imposibilidad de que determinados preceptos del mismo pasaran el filtro de la Comisión Constitucional, pues eran claramente inconstitucionales, caso, entre otros, del de la Disposición Transitoria Primera, que prevé para 2015 la caducidad del trasvase Tajo-Segura". "Además, los hechos posteriores han demostrado que el teórico consenso no era tal, que obedecía más a intereses partidistas para conseguir réditos electorales que a la protección de los intereses de nuestra región, de hecho, en el tema de la caducidad, ahora el Partido Socialista se conforma con incluirlo en el preámbulo e incluso sostiene la posibilidad de acordar otras posibles formulas extraestatutarias para la solución de la cuestión del trasvase y el Partido Popular ya ni tan siquiera lo defiende". Así, volvió a solicitar que se consensué un Plan Nacional sobre el Agua, en el marco de una política nacional dirigida por el Estado y con la participación de todas las comunidades autónomas, política hidráulica que debe responder a parámetros de desarrollo sostenible, y que se debe pactar en base a criterios de solidaridad real y efectiva entre todas las regiones de España, para poner fin, a los enfrentamientos actuales no solo entre los gobiernos autonómicos sino, lo que es más grave, entre los propios ciudadanos, como consecuencia de la actitud demagógica que algunos políticos hacen del tema del "agua".