España es el segundo país de la UE que presenta más quejas al Defensor del Pueblo Europeo

BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)

España es el segundo país de la Unión Europea que presentó un mayor número de quejas al Defensor del Pueblo Europeo en 2008, sólo por detrás de Alemania. En total, los ciudadanos españoles remitieron el año pasado 352 denuncias (el 10% del total), mientras que los alemanes enviaron 546 (16%), los polacos 270 (8%) y los franceses 240 (7%), según se recoge en la memoria anual de la institución hecha pública hoy.

Proporcionalmente a su población, Malta, Luxemburgo, Chipre y Bélgica fueron los Estados miembros que presentaron más quejas.

En 2008, el Defensor del Pueblo, P. Nikiforos Diamandouros, recibió un total de 3.406 denuncias de ciudadanos de la UE, empresas, organizaciones humanitarias y asociaciones. En casi el 80% de los casos, el Defensor pudo ayudar al denunciante ya sea abriendo una investigación sobre el caso, enviándolo al órgano competente o aconsejándole donde acudir.

Además, el año pasado se cerró un número record de investigaciones (355). En total, el Defensor gestionó alrededor de 7.700 quejas y peticiones de información. Su intervención obligó a las instituciones comunitarias a pagar facturas, publicar documentos, corregir irregularidades e incluso acabar con casos de discriminación, según informó en un comunicado.

La mayoría de las quejas (36%) se refieren a la falta de transparencia en las instituciones comunitarias, incluyendo la negativa a publicar información o documentos. El segundo motivo que provocó un mayor número de denuncias (20%) fue el agravio comparativo o abuso de poder. Otras alegaciones investigadas por el Defensor incluyen errores de procedimiento, negligencias o demoras injustificadas en el pago de facturas.

La mayor parte de las investigaciones abiertas en 2008 (66%) afectan a la Comisión Europea, seguida de la Eurocámara (10%) y la oficina europea de selección de personal (7%).

En un 36% de las investigaciones abiertas por el Defensor del Pueblo Europeo, la institución afectada resolvió la queja o bien se llegó a una solución amistosa. En un 31% de los casos no se halló mala administración, en el 28% no se justificaba la continuación de la investigación y en el 15% se halló mala administración.