Bush defiende que su programa de interrogatorios "salvó vidas"

NUEVA YORK, 29 (EUROPA PRESS)

El ex presidente de Estados Unidos George W. Bush dio ayer su discurso más amplio desde que en enero entregase el testigo de la Casa Blanca y lo dedicó, en gran medida, a defender de nuevo su gestión, especialmente su criticado programa de interrogatorios, ya que entiende que los métodos utilizados "salvaron vidas".

Sin referirse directamente al anterior vicepresidente, Dick Cheney, Bush sí coincidió con él en los puntos claves de su discurso, pronunciado ante 2.500 miembros del Club Económico del Sudoeste de Michigan. "Prometí tomar los pasos que fuesen necesarios para protegeros", aseguró Bush, quien calificó de legales los métodos utilizados por la CIA y recordó el valor de la información obtenida gracias a ellos.

"La primera cosa que tenéis que preguntaros es qué es legal", aseguró. "¿Lo que los abogados dicen? Yo tomé la decisión, dentro de la ley, de obtener información, así que puedo decirme a mí mismo que he hecho lo que debía para proteger al pueblo americano", subrayó, según informaciones de la cadena CNN. "Os digo que la información que conseguimos salvó vidas".

No obstante, y aunque con sus declaraciones ha vuelto a desmarcarse de la política iniciada por su sucesor, Barack Obama, Bush aclaró que no es su intención denunciar las iniciativas del actual presidente. "Creedme, porque lo he visto de primera mano, no me gustaba cuando un ex presidente me criticaba, así que no voy a criticar a mi sucesor. Le deseo lo mejor", aseveró.

ACTUALIDAD

Bush rompió las reglas establecidas para su discurso y, en lugar de responder a las preguntas ya preparadas por el moderador, se enfrentó a las cuestiones planteadas por el público, que le planteó básicamente cuestiones de actualidad.

Así, Corea del Norte y su último ensayo nuclear salieron a relucir y el ex presidente apostó por no dejar todo en manos de la diplomacia. "Muchas personas quieren repartir zanahorias", en referencia a los posibles incentivos a Pyongyang, pero sólo se pueden dar "cuando el comportamiento cambie".

Respecto al ámbito económico, Bush, que se definió como "un hombre del libre mercado", defendió el plan de rescate promovido a finales del año pasado para afrontar la crisis financiera internacional. A su juicio, de no haber actuado entonces, Estados Unidos se encontraría ahora en otra Gran Depresión.

Preguntado respecto a la posibilidad de que Obama haya abierto las puertas al socialismo con sus políticas económicas, Bush reconoció que "la opinión está hay fuera". Afirmó, sin embargo, que la gente aún espera para ver los resultados de las medidas recientes.