Chacón es partidaria de situar a una mujer con experiencia internacional y conocimientos jurídicos al frente del CNI

Miembros del Gobierno defienden cumplir "al pie de la letra" la Ley que regula el servicio de espionaje y que estipula un mandato de cinco años MADRID, 29 (EUROPA PRESS) La ministra de Defensa, Carme Chacón, es partidaria de buscar a una mujer con conocimientos jurídicos y con formación en política internacional y relaciones exteriores, entre otras cualidades profesionales, como candidata a relevar a Alberto Sáiz al frente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) una vez haya concluido su mandato de cinco años, el próximo 30 de abril, informaron a Europa Press en fuentes gubernamentales. Las fuentes consultadas explicaron que la responsable política de los ejércitos es partidaria de sustituir a Sáiz al concluir los cinco años que establece la Ley que regula el servicio de inteligencia español como "mandato" porque de ese modo el Gobierno cumplirá "al pie de la letra" el contenido de la norma principal que rige el servicio de información. Esta postura es compartida por otros miembros del Gobierno cuya opinión tiene peso específico a la hora de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, decida el nombramiento del nuevo jefe del espionaje, el segundo que será designado por el actual Ejecutivo y el tercero que dirigirá el centro desde que en 2002 cambió su estructura y denominación. Las mismas fuentes incidieron en que los altos cargos gubernamentales que valorarán la elección del nuevo director del CNI antes de que el presidente del Gobierno adopte la decisión final se inclinan en su mayoría por la sustitución de Sáiz por considerar que el Ejecutivo debe ahora sentar criterio y atenerse estrictamente a la Ley. Esta estimación de miembros del Gobierno se basa en que es la segunda ocasión consecutiva en que un Gabinete presidido por Zapatero debe dirimir el nombramiento del jefe CNI y, aunque la norma deje abierta la posibilidad de repetir la designación de Sáiz o prorrogar su mandato, una decisión así podría dar lugar a críticas de quienes consideren que ese "vacío legal" no debe permitir forzar la interpretación de la norma. A pesar de esa consideración, las fuentes consultadas admiten que la continuidad del actual director del servicio de espionaje durante otros cinco años sería "legal" porque la Ley sólo cita que el mandato tiene que ser de cinco años y no se refiere a la imposibilidad de mantener a la misma persona en el cargo. Según las fuentes consultadas por Europa Press, el perfil que le gustaría a la titular de Defensa para dirigir el CNI es el de una mujer con amplios conocimientos de política internacional y relaciones exteriores, materias ambas de especial importancia para que el servicio de espionaje continúe profundizando en la mejora de las relaciones con otros servicios de información de países aliados de España. Al igual que otros miembros del Ejecutivo, Chacón es partidaria de que el currículum de la persona que sea designada para ocupar esta Secretaría de Estado se caracterice además por sus estudios del ordenamiento legal español, toda vez que el CNI trabaja en áreas delicadas sometiéndose a un estricto control jurídico y aborda labores como, por ejemplo, las escuchas telefónicas. SÓLO CUATRO MUJERES ALTOS CARGOS O ALTOS DIRECTIVOS La pretensión de Chacón de que una mujer pueda dirigir el espionaje viene en parte motivada por el hecho de que su propio Departamento está caracterizado históricamente y en la actualidad por la escasa presencia femenina al frente de Direcciones Generales del Ministerio de Defensa. Habida cuenta que muchos de los puestos de alta responsabilidad en Defensa sólo pueden ser desempeñados por oficiales generales --al menos hasta que la mujer llegue al generalato dentro de unos ocho años--, Chacón sólo cuenta dos mujeres altos cargos en su Departamento: la subsecretaria, María Victoria San José, y la directora general del ISFAS, Celia Abenza, llegadas ambas al Ministerio de la mano del anterior titular, José Antonio Alonso. Según consta en el organigrama oficial del Ministerio de Defensa, actualizado el pasado 12 de marzo y al que tuvo acceso Europa Press, la ministra de Defensa únicamente dispone de cuatro mujeres que ocupan altos cargos o puestos de alta dirección, las subsecretaria, la citada directora general y dos subdirectoras generales, María Yolanda Muñoz y María del Val Hernández. PROCESO DE CAMBIO AÚN NO INICIADO Las fuentes gubernamentales consultadas por Europa Press subrayaron que el Ejecutivo todavía no ha iniciado el proceso para designar al sustituto de Sáiz porque desea estudiar el relevo en profundidad y quiere que el nuevo jefe de los espías españoles cuente desde antes de su nombramiento con amplio apoyo en los Ministerios de Defensa e Interior y no descarta consultar al PP antes de adoptar su decisión final, circunstancia incumplida en la anterior designación. El Gobierno, en todo caso, reconoce la trayectoria de Sáiz al frente del servicio de información y sus logros, con avances como los conseguidos en materia de reestructuración y mejora de la seguridad interna del centro. En los cinco últimos años, con Sáiz en la Dirección, el CNI ha profundizado en uno de los conceptos clave para su propia aceptación en el seno de la sociedad española, la denominada Cultura de la Inteligencia. En este área, el servicio de información ha apoyado y ha colaborado en importantes iniciativas como la puesta en marcha de la Cátedra Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos de la Universidad Rey Juan Carlos y del Instituto Juan Velázquez de Velasco de Investigación para la Seguridad y la Defensa de la Universidad Carlos III de Madrid. Uno de los últimos exponentes de esta tendencia a favor del acercamiento del CNI a su sociedad y su comunidad científica y académica es el primer Máster Interuniversitario en Análisis de Inteligencia, organizado por los dos centros universitarios mencionados y presentado el pasado 26 de marzo por el propio Sáiz.