Cheney asegura que la desclasifiación de documentos eliminará la libertad alcanzada durante los últimos ocho años

NUEVA YORK, 11 (EUROPA PRESS)

La desclasificación de documentos de inteligencia relacionados con el programa de interrogatorios empleado durante la anterior Administración estadounidense eliminará los niveles de libertad alcanzados en los últimos ocho años, según indicó ayer el ex presidente Dick Cheney, quien aseguró que la gestión de los servicios de inteligencia del anterior Ejecutivo salvó "cientos de miles de vidas".

"Estoy convencido, absolutamente convencido de que salvamos miles, quizá cientos de miles de vidas", dijo Cheney en una entrevista concedida a la cadena CBS. El que fuera segundo de abordo de George W. Bush aseguró que no se arrepiente de las acciones emprendidas por la anterior Administración, cuya etapa calificó como "una de las historias de mayor éxito" para los servicios de inteligencia norteamericanos.

Además, Cheney sugirió que la reciente publicación de memorandos hasta ahora clasificados sobre las técnicas de interrogatorio efectuadas por la CIA para obtener información de presuntos terroristas podría suponer un "sacrificio" para la vida de los norteamericanos. "Se trataba de descubrir qué estaba haciendo Al Qaeda", señaló.

La desclasificación de documentos, según Cheney, "eliminará las garantía de libertad que hemos tenido durante los últimos ocho años" y reducirán la efectividad de la inteligencia norteamericana.

Los documentos publicados hasta ahora han mostrado que los servicios de inteligencia estadounidenses utilizaron durante sus interrogatorios, y con permiso de las autoridades, "técnicas concretas en cada caso" para obtener pruebas. Entre ellas está la de someter a los detenidos a ahogamientos simulados --que consisten en sumergir a los testigos en agua con las manos atadas para provocar cierto nivel de asfixia--, una medida considerada por el nuevo Ejecutivo y varias ONG como una tortura ilegal.

Tanto el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como los detractores de este tipo de obtención de pruebas aseguran que su utilización podría ayudar aún más al reclutamiento de nuevos terroristas por parte de Al Qaeda. Cheney rechazó estas afirmaciones y aseguró que "entonces, (Obama) tendrá que decir si estamos preparados para sacrificar la vida de ciudadanos norteamericanos en lugar de ejecutar un programa de interrogatorios que nos daría información sobre cómo proteger América".

El mes pasado la polémica utilización de las técnicas autorizadas por el Ejecutivo de Bush saltó a la opinión pública después de que se conociese un memorando de 2005, en el que se recoge que el islamista que confesó ser uno de los ideólogos de los atentados del 11-S, Sheik Mohammed, fue sometido a 183 ahogamientos simulados durante los interrogatorios realizados por la CIA en 2003. Esos interrogatorios ofrecieron "grandes cantidades de información, cuyo valor es incalculable, sobre Al Qaeda", defendió Cheney.