La CIDH protege con medidas cautelares a un disidente cubano encarcelado

  • Washington, 19 mar (EFE).- La CIDH dictó medidas cautelares para proteger a Alejandro Jiménez Blanco, miembro del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia (MCJD), que se encuentra detenido en la cárcel Paso de Cuba, donde supuestamente ha sido maltratado.

Washington, 19 mar (EFE).- La CIDH dictó medidas cautelares para proteger a Alejandro Jiménez Blanco, miembro del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia (MCJD), que se encuentra detenido en la cárcel Paso de Cuba, donde supuestamente ha sido maltratado.

Las medidas cautelares, que consisten en exigir al Gobierno cubano que vele por su vida, fueron otorgadas el miércoles por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), informó hoy el organismo en su página web.

En la solicitud de los peticionarios se alega que Jiménez Blanco fue objeto de actos de violencia en la penitenciaria Paso de Cuba, donde se encuentra incomunicado en una celda de castigo.

Al dictar las medidas cautelares, la CIDH solicitó al Estado cubano que adopte las medidas necesarias para garantizar la vida y la integridad física de Jiménez Blanco, y que le conceda un tratamiento médico adecuado en cumplimiento de los estándares internacionales en materia de presos.

También pidió a La Habana que informe a la CIDH sobre las acciones adoptadas para poner en práctica las medidas cautelares.

Cuba fue suspendida de su participación en la OEA en 1962, pero la CIDH entiende que es responsable jurídicamente ante la comisión en materia del cumplimiento de los derechos fundamentales.

Jiménez Blanco fue detenido por primera vez el 30 de enero de este año en Guantánamo, durante una actividad del MCJD y del Movimiento de Derechos Humanos Resurrección Martiana.

Fue trasladado a la unidad policial Parque 24 y después puesto en libertad, no sin ser multado por haber alterado el orden público. También se le abrió un acta de advertencia oficial por haberse reunido con "gente de mala conducta", según las fuentes consultadas.

El 6 de febrero fue detenido de nuevo y acusado por haber pegado carteles en la calle en la Campaña de la No Cooperación con la Dictadura en el municipio de Baracoa, provincia de Guantánamo.

El joven fue puesto en libertad con otra advertencia pública y después fue detenido de nuevo el 14 de febrero cuando paseaba por el parque central de Baracoa.

Fue trasladado al parque de la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria, donde supuestamente fue maltratado.

Jiménez Blanco fue trasladado a un hospital municipal con fracturas en el cráneo, pérdida de dientes, taquicardia y marcas de golpes violentos.

El 17 de febrero fue aislado y mantenido incomunicado en una celda de castigo en la penitenciaria Paso de Cuba,

Según los peticionarios, el joven se encuentra en estado grave de salud y será procesado por delitos de desacato.