Rusia niega la implicación con el espionaje de los diplomáticos expulsados por la OTAN

  • Bruselas, 30 abr (EFE).- El embajador ruso ante la OTAN, Dimitri Rogozin, negó hoy cualquier implicación con tareas de espionaje de los dos diplomáticos expulsados por la Alianza y advirtió de que este tipo de provocaciones no ayudan a normalizar las relaciones entre las dos partes.

Bruselas, 30 abr (EFE).- El embajador ruso ante la OTAN, Dimitri Rogozin, negó hoy cualquier implicación con tareas de espionaje de los dos diplomáticos expulsados por la Alianza y advirtió de que este tipo de provocaciones no ayudan a normalizar las relaciones entre las dos partes.

La decisión de expulsar a los diplomáticos "no tiene ninguna razón de ser", señaló Rogozin, que calificó de "tontería" su vinculación con un caso de espionaje y adelantó que Moscú tomará medidas en respuesta a esta medida.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, el embajador explicó que el secretario general de la Organización, Jaap de Hoop Scheffer, le comunicó ayer la retirada de la acreditación a los dos diplomáticos, tras la reunión del Consejo OTAN-Rusia que supuso la reanudación formal de las relaciones bilaterales, interrumpidas por la guerra de Georgia.

Desde la legación rusa indicaron que se trata de Vasily Chizov, que es hijo del embajador de su país ante la UE y desarrolla un trabajo de carácter técnico, y Viktor Kochukov, el responsable de la sección política de la misión y que trabajaba fundamentalmente en la embajada rusa, más que en la sede de la OTAN.

Según Rogozin, la Alianza vinculó a los dos diplomáticos con el caso de un alto funcionario estonio que en febrero pasado fue condenado a doce años de cárcel en su país por facilitar información secreta a los servicios de espionaje rusos y le trasladó "su preocupación por las actividades de ambos en la sede de la OTAN".

El embajador lamentó que la expulsión de los funcionarios le fuera comunicada después de la reunión con los representantes de los países aliados, ya que le privó de la oportunidad de discutirlo con ellos.

Respecto a la posibilidad de represalias, Rogozin dejó claro que este tipo de provocaciones "no puede quedar sin respuesta", pero precisó que "no vamos a perder los nervios".

"Tomaremos una decisión con la cabeza fría", explicó el embajador, que anticipó que esto "puede provocar un conflicto muy serio" entre Rusia y la OTAN.