Tres presuntos espías que trabajaban para Israel detenidos en Líbano

BEIRUT, 23 (EUROPA PRESS)

Las fuerzas de seguridad libanesas detuvieron en las últimas horas tres presuntos espías más que supuestamente trabajaban para el Mossad, la agencia de espionaje israelí, según informó la Agencia Nacional de Noticias libanesa.

Jalil Nabaa, vecino de la localidad de Shebaa, en el sur del país, fue detenido por su presunta colaboración con Israel. Nabaa es el cuñado de Julud Nabaa, detenida unas horas antes por agentes de los servicios secretos libaneses. El tercer detenido es Mustafá S., que residía en Qusayr, también en el sur del país, por los mismos cargos.

Todos ellos están siendo interrogados en instalaciones gubernamentales del sur del país. Fuentes oficiales anónimas informaron al diario 'Daily Star' que Mustafá S. fue detenido en la autopista que une Beirut y Sidón, dos de las principales ciudades del país, tras 30 horas de huída en un intento de evitar su captura.

El sospechoso huyó de Qusayr con a Sidón y después intentó llegar a Beirut. Sus viviendas de Qusayr, Sidón y Beirut están siendo registradas. El cuñado de Mustafá S., Nasser Nader, también fue detenido hace unos días en la localidad de Ghandourié (sur).

Según la Agencia Central de Noticias libanesa informó, citando fuentes propias, de que las fuerzas de seguridad esperan realizar más arrestos en los próximos días. Según estas fuentes, se realizaron registros en domicilios de Shebaa y Shtoura propiedad de Ziad Saadi, también detenido en la supuesta red de espionaje vinculada al Mossad.

El jefe del Estado Mayor del Ejército libanés, el general Jean Kahwaji, emplazó hoy al Ejército a seguir alerta para evitar infiltraciones de Israel y a mantener los esfuerzos para "desmantelar sus redes".

PENA DE MUERTE

Por otra parte, el secretario general del opositor partido Hezbolá, Hasán Nasralá, hizo un llamamiento al establecimiento de la pena de muerte para el delito de espionaje a la luz de las últimas detenciones.

"Pido la pena capital para todos los agentes detenidos, empezando por los agentes chiíes", afirmó en un discurso televisado pronunciado con motivo del noveno aniversario de la retirada de Israel del sur de Líbano. Hezbolá es un partido islamista de base chií.

Asimismo, Nasralá alertó del peligro que suponen estos agentes que trabajan para Israel. "Las redes de espionaje no sólo recolectan información, sino que algunas desarrollan operaciones. Los 20 kilos de dinamita descubiertos en la casa de uno de los agentes plantean muchas preguntas", dijo.

El dirigente de Hezbolá también planteó la posible vinculación de Israel con los últimos atentados con bomba perpetrados en Líbano en los últimos años e hizo un llamamiento a todos los ciudadanos a cooperar con las fuerzas de seguridad para descubrir a todos los agentes israelíes.

"No planteamos la resistencia como alternativa al Estado libanés. El Estado que se llama a sí mismo Estado y abandona el sur no es un Estado", afirmó al recordar los años de presencia militar israelí en el sur de Líbano. "Queremos un Estado fuerte, justo y capaz", afirmó Nasralá, quien recordó que el 7 de junio, en las elecciones legislativas, lo que defiende la oposición que lidera su partido no es gobernar, sino salvar al país de las conspiraciones.