Un tribunal iraní escucha apelación de periodista nacida en EEUU

TEHERAN (Reuters) - Un tribunal iraní inició una sesión para escuchar la apelación de la periodista iraní estadounidense Roxana Saberi contra su sentencia de ocho años de prisión por espionaje, y su abogado predijo el domingo que ésta sería reducida de manera sustancial.

El abogado defensor Abdolsamad Jorramshahi dijo que el tribunal de apelaciones podría emitir un veredicto el domingo por la tarde.

Saberi, que fue sentenciada el 18 de abril por cargos de espionaje para Estados Unidos, sonrío mientras entraba en el tribunal acompañado por dos guardias de seguridad.

Pero la periodista independiente de 32 años, que ha trabajado para la BBC y la Radio Pública Nacional de Estados Unidos, se veía delgada y agotada, además parecía no estar al tanto de lo que estaba sucediendo.

"¿Es hoy?", preguntó, en una aparente referencia a la sesión de apelación, que se hizo a puerta cerrada y sin acceso público.

Su padre, Reza, no fue autorizado a seguir el procedimiento. La semana pasada, él dijo que ella había puesto fin a una huelga de hambre de dos semanas en la prisión Evin de Teherán y que estaba "muy débil".

La justicia negó que ella haya rechazado los alimentos y dijo que se encontraba en buen estado de salud.

La semana pasada, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manuchehr Motaki, dijo que la revisión del caso de Saberi se basaría en "la justicia y la bondad Islámica".

Saberi, cuidadana de Estados Unidos e Irán, fue arrestada a fines de enero por haber seguido trabajando en el país islámico después de que sus permisos expiraron. Posteriormente fue acusada de espionaje.

El organismo de defensa de la libertad de prensa con sede en París Reporteros Sin Fronteras ha dicho que la condena de Saderi fue una advertencia para los periodistas extranjeros que trabajan en Irán antes de las elecciones presidenciales de junio.

El caso podría complicar los esfuerzos de Washington por alcanzar una reconciliación con Irán, después de tres décadas de desconfianza mutua.

Estados Unidos dice que los cargos de espionaje contra Saberi, una ex miss que se mudó a Teherán hace seis años, carecían de fundamentos y ha exigido su inmediata liberación.

Teherán, que no reconoce la doble nacionalidad, dice que Washington debería respetar la independencia de la justicia iraní.