El estilo Rajoy: ser de derechas pero actuar como un socialdemócrata


  • Nuevos “logros” de Rajoy: pacto cerrado con el PSOE para aprobar los Presupuestos y afianzar un Gobierno capaz de subir los impuestos sin reducir los gastos del Estado.

  • No quiero amargarles el puente de la Constitución, pero vayan preparando la cartera. El “nuevo” plan de Montoro/Rajoy va directo a nuestra billetera.

Rajoy anuncia a Juncker la inminente aprobación de las medidas para cumplir con el déficit

Rajoy anuncia a Juncker la inminente aprobación de las medidas para cumplir con el déficit MADRID | EUROPA PRESS

Hace dos días no teníamos ni Gobierno. Ahora ya tenemos un Ejecutivo que se siente tan seguro de sí mismo y de su larga duración que se permite el lujo de subir los impuestos.  No quiero amargarles el puente de la Constitución, pero vayan preparando la cartera. El “nuevo” plan de Montoro/Rajoy va directo a nuestra billetera. Dicen que sólo subirán los impuestos contra el vicio –alcohol y tabaco- ¿Sólo? ¿Les parece poco? … Contra el vicio de subir impuestos, la virtud de quejarse. También subirán el impuesto de sociedades y el de las bebidas azucaradas, explican que lo hacen porque la OMS recomienda reducir el consumo de refrescos por la obesidad. Hay que ser inocente para creérselo. A ellos les interesa nuestro dinero, no nuestra salud. Lo aplican porque precisan recaudar 6.000 millones de euros y hay que rascar de donde sea.

Esta subidita o subidón de impuestos es la prueba irrefutable de que este Ejecutivo tiene previsto prolongarse en el tiempo. Vamos, que la legislatura no será tan breve como algunos anunciaban. Ningún político sensato, ni tan siquiera el atrevido Mariano Rajoy, le toca el bolsillo al contribuyente si no tiene previsto por lo menos un horizonte de un par de años de Gobierno.

Segundo dato importante, que confirma el anterior y ratifica el estado de felicidad de Rajoy: El Gobierno –vía Cristóbal Montoro- tiene ultimado el acuerdo con PSOE para tramitar los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Incluso está previsto enviar a Bruselas este fin de semana un documento donde el Gobierno se compromete a reducir el déficit público, y todo ello sin reducir ni un ápice los enormes gastos del Estado español y sus múltiples administraciones. Entre los principales acuerdos que han propiciado que se puedan aprobar los Presupuestos, destacan el techo de gasto, la subida de impuestos especiales y, sobre todo, la subida del 8% del salario mínimo.

Está previsto enviar a Bruselas este fin de semana un documento donde el Gobierno se compromete a reducir el déficit público

Cierto es que se queda fuera de juego en este acuerdo Ciudadanos, a pesar de que han sido los únicos que firmaron el pacto de investidura de Rajoy, pero la política y los intereses partidistas tienen estas “extrañas” cosas.

¿Y cómo consigue Mariano Rajoy que los acuerdos vayan saliendo como a él le interesa, a pesar de que todos los partidos le dan la espalda y echan pestes del PP? En primer lugar, consiguiendo que los rivales tengan muchos problemas internos y no puedan permitirse el lujo de recurrir a unas nuevas elecciones.

En segundo lugar, ejerciendo el cargo de presidente, pero sin meterse mucho en política, como hacía otro ilustre gallego, Francisco Franco. Una de sus frases estelares con la que zanjaba las discusiones con sus ministros era: “Haga usted como yo, no se meta en política”. Rajoy, también gallego pero en su caso gallego democrático, nunca se mete en líos políticos, sólo se dedica a gestionar los asuntos de Gobierno con un estilo liberal-socialdemócrata, de esos que lo abarcan todo, aunque su supuesta ideología se lo impida.

La fórmula del éxito de Rajoy es ponerse la etiqueta de centro derecha en la solapa, pero actuar como si fuera de centro izquierda, o incluso de izquierdas. Y si no, que alguien me explique si mantener el estado de bienestar es de derechas.

Aunque para Rajoy quizá lo sea, ya que en una reunión del Partido Popular Europeo se atrevió a proclamar con claridad meridiana: “El estado del bienestar lo inventaron conservadores y democristianos, no la izquierda”, y añadió: “es importante arrebatar a la izquierda la bandera de las políticas sociales, desmitificando tal compromiso que las izquierdas presumen sin razón y sin resultado”. Le faltó reivindicar también la lucha de clases.