Clinton lamenta la muerte de decenas de civiles en un ataque aéreo estadounidense en Afganistán

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo hoy que Washington lamenta profundamente la muerte de decenas de civiles en un ataque aéreo estadounidense en Afganistán, hecho denunciado hoy por el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), y prometió que intentarán evitar que se repita en el futuro.

Las víctimas civiles se produjeron ayer durante un ataque aéreo estadounidense en la provincia de Fará, en el oeste de Afganistán. Según el Ejército estadounidense, que se declaró "muy preocupado" por la muerte de civiles, las tropas de la coalición respondieron a una llamada de ayuda de las tropas afganas para repeler un ataque de la insurgencia.

"Lamentamos muy profundamente esa pérdida", dijo Clinton en la apertura de las conversaciones a tres bandas con el presidente afgano, Hamid Karzai, y el paquistaní, Asif Alí Zardari, según Reuters. Las muertes de civiles serán uno de los temas principales en las conversaciones que se mantendrán hoy en la Casa Blanca, ya que tanto Karzai como Zardari se han quejado a Washington por este tema.

La portavoz militar estadounidense, capitán Elizabeth Mathias, se declaró "extremadamente preocupada" por las informaciones sobre el alto número de víctimas civiles, informa la BBC. "He enviado un equipo de investigación a la región esta mañana y espero que cuando se encuentren en el terreno, un poco más tarde, tengamos más información", añadió.

El CICR dijo en un comunicado que aunque sus observadores no pudieron determinar el número exacto de muertos, su impresión fue que habían muerto decenas de personas, entre ellas mujeres y niños. El gobernador de la provincia de Fará, Rohul Amin, respaldó la versión del CICR sobre la muerte de civiles, aunque no pudo confirmar el número.

"Sabemos que entre los muertos había un voluntario de la Media Luna Roja afgana y 13 miembros de su familia, quienes, a causa de los combates, se refugiaban en una casa, la cual fue bombardeada en un ataque aéreo", dijo el jefe de la delegación de CICR en Kabul, Reto Stocker.

Stocker dijo que en cuanto el CICR tuvo constancia de los combates en la zona se puso en contacto con los dos bandos para advertirles de que había civiles y heridos allí. Asimismo, dijo desconocer si la insurgencia armada se encontraba en el interior de las viviendas cuando se efectuaron los ataques.

"Reiteramos nuestra preocupación por el hecho de que en Afganistán resultan muertos demasiados civiles en incidentes como ataques aéreos o ataque suicidas con bombas", declaró Stocker.

Los enfrentamientos de ayer estallaron después de que más de 100 insurgentes atacaran un puesto de control de la Policía en Fará, causando la muerte de tres policías, según las autoridades afganas. Después, entraron en un pueblo donde decapitaron a tres personas acusadas de colaborar con el Gobierno. Al parecer, al menos 25 insurgentes habrían muerto en el ataque aéreo estadounidense.