Ecuador valora el gesto de Colombia al reafirmar la inviolabilidad territorial

  • Santiago de Chile, 10 mar (EFE).- La reunión constitutiva del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) se zanjó hoy en Santiago con un reconocimiento a la inviolabilidad del territorio, lo que Ecuador interpretó como un avance para recomponer sus relaciones diplomáticas con Colombia.

Santiago de Chile, 10 mar (EFE).- La reunión constitutiva del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) se zanjó hoy en Santiago con un reconocimiento a la inviolabilidad del territorio, lo que Ecuador interpretó como un avance para recomponer sus relaciones diplomáticas con Colombia.

En la Declaración de Santiago de Chile, firmada hoy por los ministros de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), se ratifica "el respeto de manera irrestricta a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial de los Estados".

Al ratificar ese principio, el titular de Defensa de Ecuador, Javier Ponce, estimó que "Colombia está dando un paso (para recomponer las relaciones bilaterales), y sería contradictorio en sostener lo contrario".

La declaración "ya es un punto muy positivo para nuestra tesis", manifestó el representante de Ecuador, país que mantiene rotas sus relaciones diplomáticas con Colombia desde que en marzo de 2008 el ejército de este país incursionó en territorio ecuatoriano.

Militares colombianos atacaron un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Ecuador, en el que murieron el "número dos" de la organización, "Raúl Reyes", y otras 25 personas, lo cual desencadenó una crisis política en la que también se involucró Venezuela.

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, consideró hoy que la Declaración de Santiago "simplemente ratifica unos principios que ya están dentro de los estatutos" del CDS.

"No creo que haya sido nada nuevo", señaló Santos, quien recordó que el documento ratifica tanto el respeto a la inviolabilidad del territorio como el "rechazo a la presencia de grupos al margen de la ley (...) en cualquier zona de nuestro territorio".

Preguntado sobre si había mantenido algún contacto durante esta reunión con su homólogo ecuatoriano, el ministro respondió: "Todas las instancias que nos permitan dialogar constructivamente son bienvenidas".

"Lo único que queremos los colombianos es mejorar las relaciones con nuestros vecinos", aseguró Santos, quien hace unos días sembró la polémica con unas declaraciones en las que reafirmó el derecho de Bogotá a perseguir a los guerrilleros de las FARC dondequiera que estén.

El ministro de Defensa ecuatoriano reveló que en este encuentro no mantuvo reunión bilateral alguna con su colega colombiano, ya que el restablecimiento de relaciones diplomáticas es algo que le corresponde discutir a los Ministerios de Relaciones Exteriores.

No obstante, puntualizó que "por el momento" no ve próxima una recomposición de los lazos.

"Nosotros hemos hecho una serie de planteamientos y todavía no hemos recibido una respuesta positiva de Colombia", señaló Ponce, quien indicó que una de las exigencias es "tener la información exacta de cómo se dio el ataque del 1 de marzo" de 2008.

Quito también exige una declaración en la que el Gobierno colombiano admita que las autoridades de Ecuador no tienen ninguna vinculación con las FARC, y un reconocimiento de que el ataque constituyó una violación de la soberanía territorial de este país.

El ministro también consideró "muy importante" esa tesis para poder "desechar la doctrina del ex presidente (estadounidense George W.) Bush de la extraterritorialidad, que significa que un país argumente que tiene derecho a intervenir en otro para perseguir a supuestos terroristas".

Ponce reiteró así su postura frente a las declaraciones de su homólogo colombiano reivindicando el derecho de su país a perseguir a las FARC allá donde estén, lo cual ha sido criticado tanto por Ecuador como por Venezuela.

En este sentido, el ministro de Defensa de Venezuela, Ramón Carrizález, se felicitó por la inclusión del principio de inviolabilidad, que -dijo- cumple con una disposición de los presidentes de los doce países de la Unasur.

Asimismo, se mostró "muy satisfecho" por la constitución de este Consejo, que "por primera vez se instala sin ningún tipo de tutela" (de Estados Unidos), lo que hace que los países suramericanos asuman la responsabilidad sobre su destino.