La población de la frontera Ecuador-Colombia demanda cooperación en seguridad, dice OEA

  • Pasto (Colombia), 9 feb (EFE).- Los pobladores en la frontera entre Colombia y Ecuador demandan una mayor cooperación en materia de seguridad y que se facilite el flujo de personas y del comercio, informaron hoy fuentes de la OEA, que prepara un informe sobre las relaciones entre los dos países andinos.

La población de frontera Ecuador-Colombia demanda cooperación en seguridad, dice la OEA

La población de frontera Ecuador-Colombia demanda cooperación en seguridad, dice la OEA

Pasto (Colombia), 9 feb (EFE).- Los pobladores en la frontera entre Colombia y Ecuador demandan una mayor cooperación en materia de seguridad y que se facilite el flujo de personas y del comercio, informaron hoy fuentes de la OEA, que prepara un informe sobre las relaciones entre los dos países andinos.

El director del departamento de misiones especiales de la OEA, Víctor Rico Frontaura, señaló hoy al inaugurar un foro sobre las relaciones bilaterales en la ciudad de Pasto (sur), que esa es una de las conclusiones de su reciente visita a la zona colombiana de frontera y que en los próximos días viajará al lado ecuatoriano.

"Hay una demanda para facilitar el flujo de personas y el comercio transfronterizo para generar mayores oportunidades de desarrollo y de crecimiento entre los ciudadanos que viven en la frontera, por una mayor cooperación en los temas de seguridad, defensa, en la lucha contra el narcotráfico y contra los grupos armados irregulares", dijo el diplomático.

El tema de la cooperación será uno de los principales puntos que se presentará en un informe al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien a última hora suspendió su asistencia al evento para poder participar en la firma de la nueva Constitución en Bolivia y a una cita con el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández.

Al foro de dos días "Colombia-Ecuador: Construyendo puentes, política de paz y desarrollo para la frontera", también asisten el canciller colombiano, Jaime Bermúdez, y gobernadores de municipios vecinos a Ecuador.

Asimismo, estaba invitado el ministro de exteriores ecuatoriano, Fander Falconí, pero éste descartó desde el principio su asistencia, sin embargo, al evento si asistieron algunos alcaldes de las provincias fronterizas de Ecuador.

En el centro de Pasto, capital del departamento fronterizo de Nariño, las autoridades locales pusieron entrelazadas las banderas de los dos países y, además, se incrementó la presencia de las fuerzas de seguridad.

"Lo que debemos hacer ahora es pasar a encontrar fórmulas que sean satisfactorias para los dos países, de manera que pueda restablecerse ese clima de confianza", añadió Rico.

De igual manera, calificó como "muy positivas" las decisiones del Gobierno de Colombia y de Ecuador de incrementar su presencia militar en la frontera y aseguró que las mismas son actos que producen confianza a lado y lado de la frontera.

"Son decisiones muy positivas que ayudan a reforzar los temas de seguridad en la frontera entre los dos países. Debemos enfatizar la importancia de que esa cartilla de seguridad se aplique plenamente y que el contacto entre las autoridades militares en frontera de ambos países se realice cuando sea necesario en el marco y cumplimiento de esa cartilla de seguridad", dijo a Efe el diplomático.

Rico resaltó, además, que en las "últimas semanas ha disminuido el clima de crispación en las declaraciones públicas entre los dos países" y los funcionarios han empezado a hablar sobre la necesidad de normalizar las relaciones.

En ese sentido, el canciller Bermúdez sostuvo que la mayor contribución que se puede hacer para recuperar las relaciones entre los dos países, rotas desde el pasado 3 de marzo, "es la prudencia y la discreción en las declaraciones públicas".

"Esa es la primera contribución, porque la confianza arranca por tratarse con respeto, con reconocer que hay diferencias, que hay puntos, quizá irreconciliables eventualmente, pero hay respeto hacia el otro y hacia las instituciones. Nunca con ofensas personales", advirtió.

El funcionario colombiano señaló que no es conveniente por ahora "fijar condiciones públicas" para poder avanzar en el restablecimiento de las relaciones bilaterales, que se rompieron después del bombardeo militar colombiano contra un campamento guerrillero de las FARC en territorio ecuatoriano.

"Es necesario empezar a pensar en los escenarios de encuentro para ver cómo a partir de ahí, con escenarios adecuados, establecemos un mecanismo, un procedimiento y ahí sí empezamos a hablar de cuáles son las preocupaciones de lado y lado, qué hay que resolver y qué no podemos resolver de inmediato", agregó.

Bermúdez aseguró que el próximo fin de semana se hará un concierto en la ciudad fronteriza de Ipiales (suroeste) que espera que sea binacional y sirva para apoyar el acercamiento entre los dos países.

Además, se declaró preocupado por las restricciones comerciales y de flujo migratorio impuestas por Ecuador, e indicó que "sería imperdonable históricamente que entre Colombia y Ecuador se generara una actitud hostil entre la gente".

"A pesar de que Ecuador y Colombia están tan cerca hemos estado históricamente muy lejos y quizá más lejos que con otros pueblos que también están al lado. Uno se sorprende que aún a estas alturas nosotros conozcamos tan poco de la realidad de Ecuador y viceversa". puntualizó el canciller colombiano.

Colombia y Ecuador rompieron relaciones el 3 de marzo de 2008, dos días después de un ataque de militares colombianos contra un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano, en el que murió el número dos de esa guerrilla.