CSIF la apoya

La CIG declinó la invitación de la Xunta para seguir la negociación iniciada el viernes en la Mesa Xeral de Empregados Públicos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 (EUROPA PRESS)

Las centrales sindicales CC.OO. y UGT ratificaron hoy su rechazo a la propuesta de reforma de la norma sobre el gallego en los procesos selectivos impulsada por la Xunta para garantizar a los opositores la "libre elección" de idioma a la hora de realizar los exámenes. Por su parte, el sindicato CSI-CSIF apoya la modificación al considerar que "garantiza" la competencia lingüística de los empleados públicos.

Las reuniones que mantuvieron esta jornada representantes del Ejecutivo autonómico y de CC.OO., UGT y CSI-CSIF se zanjaron, según confirmaron fuentes sindicales a Europa Press, "en poco tiempo" y sin avances aparentes con respecto a las posturas manifestadas el pasado viernes en la Mesa Xeral de Negociación de Empregados Públicos. Por su parte, la CIG declinó la invitación del Gobierno gallego para seguir "negociando" el texto de la propuesta.

La intención de la Xunta es modificar el artículo 35 de la Lei de Función Pública Galega con el fin último de que los aspirantes a funcionarios "puedan elegir" el idioma en el que desean ser examinados. No obstante, el Ejecutivo autonómico pretende que en las pruebas selectivas que se realicen para el acceso a las plazas de la Xunta y de las entidades locales se incluya un examen de gallego, excepto para quienes acrediten el conocimiento previo del idioma.

Además, en la reunión del pasado viernes el Gobierno gallego se comprometió a incluir en el texto de la propuesta que las bases de cada convocatoria de pruebas selectivas establecerán el "carácter o valoración" --eliminatorio o de mérito, por ejemplo-- de esta prueba de gallego.

Según informaron el secretario xeral da Federación de Servizos á Cidadanía, Ramiro Otero, y el secretario de Administración autonómica de UGT-Galicia, José Francisco Núñez, la Xunta se ratificó hoy en esta propuesta, sobre la que ellos no están dispuestos a negociar. "O la retiran o no hay negociación posible", argumentaron ambos representantes sindicales.

"DEBATE ESTÉRIL"

En este escenario, Otero recordó que el Ejecutivo autonómico tiene la obligación de "garantizar" los derechos lingüísticos de los administrados, una postura con la que coincidió José Francisco Núñez, quien criticó duramente a las formaciones políticas gallegas por llevar "un debate estéril" a la ciudadanía. "El debate lingüístico debería resolverse en el Parlamento", sentenció.

En el polo opuesto, el presidente del sector autonómico de CSI-CSIF, Juan Carlos Rivas, reiteró que no se puede obligar a los opositores a conocer las lenguas de todo el Estado antes de tener plaza en una comunidad autónoma y reclamó "que se deje de lado" el empleo público en cuestiones "de oportunismo político".

Por su parte, la Xunta se ratificó en su postura e insistió en que la reforma para garantizar la libre elección de lengua en las oposiciones seguirá adelante y reconoció que, en principio, no hay fecha concreta para nuevas reuniones con los sindicatos.