Aguirre confiesa que han criticado "un poquito, no demasiado" al Gobierno de Zapatero en la comida organizada por Aznar

Cascos y Rato fueron los primeros en abandonar el almuerzo, en el que se recordaron viejos tiempos y se trató la actual situación económica

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, confesó hoy que, durante el almuerzo de los miembros del primer gobierno de José María Aznar, han criticado "un poquito" pero "no demasiado" al Ejecutivo socialista.

Aguirre hizo estas declaraciones al término de esta comida que ha organizado el ex presidente José María Aznar con el equipo ministerial que nombró tras la victoria electoral de 1996, a la que asistieron todos los vicepresidentes y ministros de entonces salvo Javier Arenas, que estaba en la sesión de investidura de José Antonio Griñán como presidente de la Junta de Andalucía.

Al ser preguntada si habían aprovechado este reencuentro, que se ha celebrado en un hotel de Madrid, para criticar mucho al gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero, la jefa del Ejecutivo autonómico exclamó: "Hombre un poquito, no demasiado, pero un poquito".

Asimismo, Aguirre recordó que cuando ocupó la cartera de Educación en 1996 "el gran reto" fue la reforma de la enseñanza de humanidades y añadió que ahora como presidenta de la Comunidad de Madrid la ha podido "poner en práctica" y que se siente "enormemente satisfecha" de ello.

A su juicio, hay que seguir "mejorando la calidad de la educación" porque el Gobierno socialista "no cree en el esfuerzo, ni en el trabajo, ni en el estudio ni en el mérito". Eso sí, agregó que el nuevo ministro de Educación, Angel Gabilondo, ha hecho unas declaraciones "en el sentido contrario". "Por lo tanto estoy muy esperanzada, valga la redundancia", exclamó.

Además, Aguirre reveló que en el almuerzo habían hablado de la situación económica y recordó que con la llegada del PP al Palacio de la Moncloa se salió de la crisis que había en 1996, en la que la tasa de paro estaba cinco puntos por encima de la actual. "Rodrigo Rato pudo afrontar entonces el 22,5 por ciento de parados y logramos que se crearan cinco millones de empleos en España", apuntó.

MAYOR OREJA: "UNA APUESTA DE FUTURO".

Como ya hizo al comiendo del almuerzo, el ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja, expresó su satisfacción por este acto de apoyo a su candidatura al Parlamento europeo. "Hemos sido hoy fundamentalmente un grupo de amigos que hemos disfrutado mucho de este momento", enfatizó.

Según agregó, el objetivo de este acto es ayudar a lo que se tiene que hacer desde el PP en el futuro. "Esto no es nostalgia, es fundamentalmente una apuesta de futuro y para mi es un honor tener la amistad de los compañeros del Gobierno del año 96", aseveró.

Por su parte, el ex ministro de Defensa Eduardo Serra recordó que en 1996 la situación económica "era difícil" pero se pudo "arreglar". "Hace falta un esfuerzo grande para sacar esto adelante", afirmó, para añadir que durante el almuerzo también habían hablado de "viejos tiempos".

TOCINO: "MAGNÍFICA LABOR DEL PP DE RAJOY".

La ex ministra de Medio Ambiente y consejera Delegada del Banco Santander, Isabel Tocino, aseguró que esta comida demuestra que "hay una unión de amistad y de entrega por el interés general de España" de todos aquellos que formaron parte del gobierno del PP. "Y estemos donde estemos, vamos a mantener siempre", apostilló, para añadir que ahora "todos" quieren "colaborar".

Además, se mostró convencida de que Mayor Oreja "va a tener unos magníficos resultados" porque "el PP presidido por Rajoy está haciendo una magnífica labor y los españoles, que son gente muy sensata", dijo, se están dando cuenta de que "lo importante" es el bienestar y la creación de empleo.

En este sentido, Tocino afirmó que los españoles "son los que van a decidir si efectivamente con el PP se vivía mejor" y añadió que "probablemente" van a querer que "el próximo presidente del Gobierno sea Mariano Rajoy".

CASCOS: UNA REUNION "MUY AGRADABLE".

El primero en abandonar el hotel fue el ex ministro de Economía y ex gerente del FMI, Rodrigo Rato, que declinó hacer declaraciones. También fue parco en palabras el ex vicepresidente y ministro de Fomento, Francisco Álvarez, que se limitó a decir que había sido una reunión "privada" y "muy agradable".

El último en salir fue el ex jefe del Ejecutivo y actual presidente de FAES, que tampoco quiso hacer declaraciones y se limitó a llevarse consigo la fotografía de su primer gobierno que le entregó una reportera.