Australia evita retrasar su plan contra el cambio climático pese a la crisis

  • Sídney (Australia), 27 feb (EFE).- El Gobierno australiano anunció hoy su decisión de seguir adelante con su plan de lucha contra el cambio climático, que grabará las emisiones de CO2 de la industria a partir de 2010, pese a la presión de los empresarios para que lo retrase dos años con motivo de la crisis económica.

Australia evita retrasar su plan contra el cambio climático pese a la crisis

Australia evita retrasar su plan contra el cambio climático pese a la crisis

Sídney (Australia), 27 feb (EFE).- El Gobierno australiano anunció hoy su decisión de seguir adelante con su plan de lucha contra el cambio climático, que grabará las emisiones de CO2 de la industria a partir de 2010, pese a la presión de los empresarios para que lo retrase dos años con motivo de la crisis económica.

"Cuanto más retrasemos esta transformación económica, más alto será el precio que pagaremos por ello. Estamos decididos a actuar desde una perspectiva razonable e implementar las medidas para contribuir a la lucha contra el cambio climático, por primera vez en la historia de este país", dijo la ministra de Cambio Climático, Penny Wong.

Diversas asociaciones empresariales, como el Grupo Industrial Australiano, han pedido al Gobierno que posponga la puesta en marcha de la tasa que grabará las emisiones de dióxido de carbono, pues no es "necesario ni realista" hacerlo cuando el país se enfrenta a una crisis económica global.

La directora del grupo, Heather Ridout, señaló que la situación económica ya ha tenido por efecto una cierta disminución de las emisiones a la atmósfera, y explicó que las empresas debilitadas por la crisis tendrán dificultades para financiar la tecnología necesaria para adaptarse al plan.

El proyecto contempla el lanzamiento de bonos de emisiones que podrán ser comprados o vendidos a precios de mercado por todos los agentes industriales que necesiten contaminar. El Gobierno limitará la emisión de estos bonos en función de la cifra de gases que se proponga reducir cada ejercicio.

El Gobierno australiano anunció ayer otra medida para luchar contra el efecto invernadero. Invertirá 26,8 millones de dólares australianos (unos 17,4 millones de dólares estadounidenses) en investigación para descubrir cómo reducir la emisión de gases de las explotaciones ganaderas.

Los 120 millones de cabezas de ganado que posee el país producen el 12 por ciento de las emisiones australianas debido al gas metano que emiten las flatulencias de los animales.

Uno de los principales compromisos electorales del primer ministro australiano, Kevin Rudd, es la reducción de un cinco por ciento de los gases que producen el calentamiento global antes de 2020, una cifra mucho menor al 25 por ciento solicitado por los ecologistas.

Rudd discutirá de éste y otros temas con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una reunión bilateral que se celebrará el próximo 24 de marzo en Washington.