Blanco invita al patriotismo a los senadores del PP

  • Madrid, 28 abr (EFE).- El ministro de Fomento, José Blanco, ha demostrado reflejos en su debut en el Senado al aprovechar el murmullo en las filas del PP cuando ha anunciado que el secretario de transporte de los EEUU, Ray LaHood, visitará el AVE de España, para instar a los senadores del PP a mostrarse más "patrióticos".

Blanco invita al patriotismo a los senadores del PP

Blanco invita al patriotismo a los senadores del PP

Madrid, 28 abr (EFE).- El ministro de Fomento, José Blanco, ha demostrado reflejos en su debut en el Senado al aprovechar el murmullo en las filas del PP cuando ha anunciado que el secretario de transporte de los EEUU, Ray LaHood, visitará el AVE de España, para instar a los senadores del PP a mostrarse más "patrióticos".

Blanco tenía una pregunta "maría", a cargo de una senadora socialista, sobre el tramo de alta velocidad entre Madrid y Galicia, la cual le ha permitido anunciar la próxima visita del "ministro" de Barack Obama a España para conocer de primera mano el AVE nacional.

Como el intenso murmullo ocasionado en los escaños del grupo popular le ha sonado a cachondeo, el ministro se ha girado enseguida a su izquierda y, dirigiéndose a sus ocupantes, les ha dicho: "Le invito al PP a que sea un poco más patriótico".

Han reído y aplaudido los socialistas, en el momento más distendido de la sesión de control, donde también han recibido la alternativa, a efectos parlamentarios, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, y el vicepresidente tercero, Manuel Chaves.

La responsable de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha hablado de las medidas del Gobierno frente a la gripe porcina, uno de los problemas que más preocupan a los españoles, pero que sin embargo no parecen interesar mucho a los senadores a juzgar por el constante murmullo que, procedente de todos los grupos, ha acompañado sus palabras.

El presidente del Senado, Javier Rojo, ha tenido que pedir silencio, pero las conversaciones han proseguido muy animadas mientras Jiménez ha tratado de demostrar la rapidez y eficacia de la respuesta dada por el Ejecutivo a la situación.

Antes, la ministra González Sinde ha sido blanco de dos duras interpelaciones de los senadores del PP José María Chiquillo y Juan Van-Halen; el primero le ha pedido que sea "ministra de Cultura y no de las entidades de gestión" y el segundo le ha advertido de que no puede ser "juez y parte" para repartir subvenciones al cine.

La titular de Cultura ha leído sendas respuestas en las que ha hecho hincapié en su voluntad de diálogo con todas las partes ante el problema de las descargas ilegales en Internet y en la validez de la Ley del Cine que entró en vigor con el consenso del PP.

El estreno de Manuel Chaves, ha venido de manos del senador socialista Francisco Javier Ramis, cuya pregunta le ha facilitado aportar cifras sobre los resultados del Fondo de Inversión Local.

La visita de Estado del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha retrasado para última hora las preguntas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En sus intervenciones, el presidente ha pedido tiempo y paciencia para ver los resultados de los planes para frenar la caída del empleo puestos en marcha por su Ejecutivo.

El portavoz de CiU, Jordi Vilajoana, le ha hecho ver que en el primer trimestre del año seis personas han quedado en paro por minuto, 400 por hora y 9.000 al día, y por ello ha pedido un "plan de choque" contra el desempleo.

Pío García Escudero, jefe de filas del PP, ha puesto en entredicho la confianza de Zapatero porque "una cosa es mirar al futuro con optimismo -ha dicho- y otra vender ilusiones negando la realidad".

Tras preguntarle si "sabe de verdad lo que está pasando en la España real", le ha pedido acometer reformas "sin miedo" y, de no hacerlo, le ha invitado a "hacerse a un lado".

Zapatero ha respondido a ambos convencido de que las medidas aprobadas hace tres meses están llegando ya al tejido productivo y que próximamente darán resultados, y ha puesto como ejemplo los frutos del plan de ayuda al sector del automóvil.

Además, ha negado que el Gobierno sea responsable de algunos malos datos como la bajada del turismo de ingleses o alemanes porque con la crisis viajan menos a España o de que disminuya la demanda de vehículos, cuando el 85 por ciento de los coches se exportan.

En cualquier caso, Zapatero ha vuelto a rechazar una reforma laboral que suponga abaratamiento del despido, porque ello supondría que pagaran la crisis "los que más la están padeciendo".