Chávez afianza su plan de nacionalizaciones con la compra de la filial del Santander

  • Caracas, 22 may (EFE).- El Gobierno venezolano selló hoy un acuerdo para adquirir por 1.050 millones de dólares la filial del español Banco Santander en Venezuela y afianzó así el plan nacionalizador que el presidente Hugo Chávez desarrolla desde 2006.

Caracas, 22 may (EFE).- El Gobierno venezolano selló hoy un acuerdo para adquirir por 1.050 millones de dólares la filial del español Banco Santander en Venezuela y afianzó así el plan nacionalizador que el presidente Hugo Chávez desarrolla desde 2006.

El ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, y el presidente del Banco de Venezuela, Michel Goguikian, suscribieron el convenio para la compraventa de las acciones de la entidad financiera en poder del Santander, que suman el 98,42 por ciento del total, después de casi 10 meses de negociaciones calificadas de "cordiales" por ambas partes.

El acuerdo estipula que el próximo 3 de julio, cuando se firmará el contrato de compraventa, el Gobierno desembolsará "630 millones de dólares" y emitirá dos pagarés por "210 millones de dólares" cada uno, con vencimientos el 3 de octubre y 30 de diciembre próximos, respectivamente.

Incluye además la autorización para otorgar al Santander divisas por un total de 304,7 millones de dólares para permitirle "repatriar dividendos" del Banco de Venezuela, que al cierre de 2008 registró un beneficio de 317 millones de euros (443,8 millones de dólares), el 3,6% del beneficio total del Grupo Santander, según datos del grupo financiero.

Desde febrero de 2003 rige en Venezuela un férreo control de cambios, con tasa actual de 2,15 bolívares por dólar.

"Creo que hemos alcanzado un acuerdo muy satisfactorio tanto para la República (de Venezuela) como para el Banco de Santander", dijo el presidente del Banco de Venezuela, en una breve declaración tras la firma.

Unas horas después, Chávez manifestó a su vez que se firmó "en los mejores términos y sin ningún conflicto" el acuerdo para comprar la entidad.

"Quiero reconocer la actitud del gobierno español, porque no cayó en las provocaciones de cierta prensa española y venezolana" dijo el presidente, en referencia a una supuesta campaña en esos medios para entorpecer la operación, sobre la que no dio más detalles.

Por su parte, el gobernador del estado venezolano de Zulia, el opositor Pablo Pérez, criticó el acuerdo desde Lima, donde viajó para visitar a su aliado Manuel Rosales, asilado en Perú.

"Creo que el gobierno no está para andar administrando bancos, ya tenemos el Banco Central y el Banco Industrial de Venezuela", dijo Pérez.

El Grupo Santander se hizo con el control del Banco de Venezuela en diciembre de 1996, cuando adquirió en una subasta el 80 por ciento de las acciones por 301,1 millones de dólares, aunque aumentó su participación con posteriores compras accionariales hasta el actual 98,42 por ciento.

A partir del 3 de julio el Estado tomará el control operativo del banco, el tercero más importante del país, y con ello "fortalecerá el sector financiero público, que está en proceso de reestructuración", declaró hoy el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizales, en cuyo despacho se celebró la firma.

Esa reestructuración de la banca pública incluyó la intervención, la semana pasada por parte de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), del estatal Banco Industrial de Venezuela (BIV), que centraliza las operaciones financiera del Estado y que registra una pérdida del 311% en el último año, según datos de analistas privados.

"Estamos empeñados en depurar la banca pública", afirmó Carrizales al ser consultado por la prensa sobre si el Gobierno cuenta con alguna estrategia para evitar que los males del sector financiero estatal se trasladen al Banco de Venezuela.

En ese sentido, aseveró que los usuarios de la entidad "pueden tener tranquilidad de que no van a ser afectados de manera alguna" con la estatización, al igual que sus "6.000 trabajadores", a los que garantizó estabilidad laboral.

La nacionalización del Banco de Venezuela, anunciada por Chávez el 31 de julio de 2008, se suscribe en la estrategia que busca "fortalecer" la economía socialista, que contempla "áreas bien específicas a impulsar como son la agricultura, la vivienda y la energía", añadió el vicepresidente.

El Banco de Venezuela es la primera institución financiera alcanzada por el vigoroso proceso nacionalizador que Chávez impulsa desde 2006 y que ha involucrado a los sectores petrolero, eléctrico, telefónica, cemento, siderúrgico y cerámica.

Ayer, jueves, el mandatario socialista anunció la nacionalización de cinco empresas siderúrgicas de capitales japoneses, mexicanos, europeos y australianos, que operan en la sureña región de Guayana, y de fábrica de cerámicas.

Señaló que la nacionalización de esas empresas productoras de briquetas es un paso "indispensable para poder crear un gran complejo industrial homogéneo" en la región de Guayana, donde están asentadas las empresas básicas de minería del país.

En las últimas dos semanas, Chávez expropió 76 empresas de servicios petroleros, casi todas de capitales locales.