Chávez concede 410 millones de dólares a las estatales del aluminio "en emergencia"

  • Caracas, 29 abr (EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aprobó hoy un crédito por 410 millones de dólares para que las empresas estatales del aluminio superen lo que denominó "una emergencia financiera" que acarrea "dificultades importantes".

Chávez concede 410 millones de dólares a las estatales del aluminio "en emergencia"

Chávez concede 410 millones de dólares a las estatales del aluminio "en emergencia"

Caracas, 29 abr (EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aprobó hoy un crédito por 410 millones de dólares para que las empresas estatales del aluminio superen lo que denominó "una emergencia financiera" que acarrea "dificultades importantes".

"Esto es un apoyo del Gobierno para garantizar la sustentabilidad de las empresas del aluminio, para que avancen en su transformación hasta convertirlas en verdaderas empresas de producción social", sostuvo en un consejo de ministros transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión en el que trató diversos asuntos.

"Estoy seguro que ustedes, trabajadores, asumirán cada día un compromiso sagrado con el pueblo venezolano y con la construcción del socialismo, donde la clase obrera tiene un papel importante", remarcó Chávez antes de pedirle al ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, explicar el uso de ese crédito.

Principalmente, dijo Sanz, se cancelarán deudas a proveedores de materias primas adquiridas en el exterior por las empresas básicas que integran la estatal Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y que están situadas en el noreste del país.

Los altos costos de producción de CVG prácticamente duplican el precio actual del aluminio en el mercado internacional y mientras se avanza en la "definición del plan para la recuperación, transformación y modificación del esquema productivo gerencial y de relacionamiento con los trabajadores", los recursos obtenidos permitirán cubrir esta "situación de emergencia", añadió Sanz.

La CVG está conformada por empresas tales como Venalum, donde el Estado controla el 80 por ciento de las acciones y una serie de empresas japonesas, entre ellas Mitsubishi, el restante 20 por ciento.