Conde (PP) considera que nadie puede "escandalizarse" porque alguien luzca un lazo blanco "o del color que sea"

TOLEDO, 6 (EUROPA PRESS)

El senador por la provincia de Toledo Agustín Conde consideró hoy que nadie puede "escandalizarse" porque alguien luzca un lazo blanco "o del color que sea" en la solapa, en el hábito o donde quiera ponérselo, como forma de protesta a la reforma de la ley del aborto.

A preguntas de los medios, Conde opina que "hay que comprender que muchas personas entienden el aborto como un ataque profundo a sus creencias mas íntimas". Además, destacó que todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión.

"Yo respeto profundamente a quienes creen esto, respeto también a quienes creen lo contrario, pero creo que es bueno en una democracia que pueda haber una confrontación de pareceres, siempre que sea correcta y educada", señaló.

Aseguró que "todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión, y desde luego, también tiene derecho a la libertad de expresión quien difiere de los planes del Gobierno".

"Estamos llegando a una situación bastante preocupante. Cualquiera que se manifieste en contra de un plan político de este gobierno es automáticamente descalificado, se le pretende expulsar poco menos del sistema", aseveró.

Para Conde, "en una democracia, en teoría, deberíamos ser capaces todos de poder tener opiniones diferentes. Yo desde luego no voy a negar la capacidad que el gobierno tiene de hacer un proyecto de ley en el sentido que quiera, dentro del marco constitucional por supuesto".

"Pero tampoco se puede negar el derecho que tienen otros ha manifestarse en contra de los planes del gobierno. Cuando digo lo de dentro del marco de la Constitución lo digo con toda la intención: un gobierno no puede arrogarse la capacidad de hacer leyes de cualquier tipo al margen del cuadro que la Constitución dibuja", dijo.

A su juicio, "una mayoría coyuntural no puede alterar una situación estructural de un país" y recordó que en relación con el aborto existe una sentencia "clara" del Tribunal Constitucional que dice cuáles son los límites de lo que la Constitución acepta y no acepta".

Según dijo, "sería conveniente que además del debate moral, ético y religioso hubiera un debate jurídico sobre cuál es el marco admisible en esta materia a la luz de la sentencia del Tribunal Constitucional".