Cospedal pide "prudencia" y "no intentar sacar tajada política" para poder alcanzar un acuerdo

Asegura que el PP sería un "irresponsable" si "arrimara el hombro" a la política económica de José Luis Rodríguez Zapatero

TOLEDO, 6 (EUROPA PRESS)

La presidenta del PP de Castilla-La Mancha y secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, consideró hoy que para poder alcanzar un acuerdo en torno a la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de la región "es importante la prudencia, la discreción, y el no intentar sacar tajada política".

"Si la negociación del texto se convierte, como ha ocurrido en alguna ocasión y a lo largo de toda la tramitación del Estatuto, en un procedimiento para que algunos se consideren más listos que otros, o para que algunos intenten sacar ventaja política, es un error, porque esto impide llegar al acuerdo", aseveró.

Durante su intervención en el III Foro Cope Castilla-La Mancha, donde estuvo arropada por sus compañeros de partido, Cospedal afirmó que "podremos estar más cerca del acuerdo y volver a momentos anteriores si se cumplen estos requisitos: prudencia, discreción, sentido de la responsabilidad, y fuera de ventajas políticas".

Así, explicó que "para conseguir un acuerdo que interese a todos y que no sea visto como un acuerdo enemigo en el resto de España, y para que pase por el filtro constitucional, y permita a los castellano-manchegos poder disfrutar del agua que pasa por la región sin poner cortapisas a nadie, lo que hace falta, en primer lugar, es creerse que esto se puede hacer y no utilizar el tema políticamente para intentar sacar ventaja política".

Cospedal reivindicó que España necesita un pacto nacional del agua, "que determine con claridad los principios de preferencia de la cuenca natural, de sostenibilidad medioambiental de la cuenca natural y de la garantía de los usos presentes y futuros de las tierras en las que está esta cuenca natural, y de que el agua tiene que ir de aquellos sitios donde sobre a aquellos sitios donde falte".

Este plan, según agregó, "debe tener al menos el consenso que en su día tuvo el Plan Hidrológico Nacional". "El Gobierno de España tiene la responsabilidad de propiciar un acuerdo nacional del agua entre todas las regiones y entre todos los partidos políticos. Es una auténtica barbaridad que durante los últimos años toda la política del Gobierno en materia de agua haya estado destinada a que las comunidades nos enfrentemos entre nosotros", destacó.

Para Cospedal, "la política nacional del agua tiene que ser una política consensuada, tiene que ser una política para todo". Por ello, a aquellos que derogaron el Plan Hidrológico Nacional y que apoyaron con su voto, a pesar de haber dicho que era el mejor para España y para Castilla-La Mancha, "yo les pido su colaboración, para demandar al Gobierno central, otra vez, un acuerdo nacional".

"NO PODEMOS ARRIMAR EL HOMBRO"

María Dolores de Cospedal, que centró su intervención en explicar la situación económica actual, explicó que el PP no puede "arrimar el hombro" al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "para que siga haciendo la misma política económica que está llevando a cabo, porque seríamos unos irresponsables y nos echarían a patadas de nuestro partido y nuestros votantes".

A su juicio, "tanto el Gobierno central como el regional tendrán que decir, por lo menos, cuál es su hoja de ruta, cuál es su planificación, qué es lo que quieren proponer, y qué es lo que piensan de la situación actual". Según Cospedal, "hacer papeles generalistas lo sabe hacer cualquiera y el gobierno por definición tiene que gobernar, y gobernar, además, es adelantarse a los acontecimientos".

Cospedal señaló que "en estos momentos lo que hay que hacer es preocuparse de los que lo están pasando mal, y no ven una luz de esperanza al final del camino". Además, insistió en que "nos encontramos en la peor crisis de la democracia española desde 1993", pero fue optimista y dijo que "se puede salir de la crisis", porque "somos un pueblo que sabemos responder a la adversidad".

Asimismo, aseveró, "se ha producido una auténtica nacionalización de las entidades financieras y no tienen parangón la cantidad de dinero público que se ha destinado en estas instituciones". "A pesar de estas ayudas --recalcó-- el crédito no ha llegado a las familias, ni a las pymes, y no se ha restaurado la confianza del sistema financiero".

Según indicó, "el PP está proponiendo propuestas y me niego a que la oposición siempre sea la culpable de todos los males y no se la tenga en cuenta cuando proponemos cosas. La oposición no somos culpable de todo lo que pasa, alguna responsabilidad tendrán los gobiernos, que son los que tienen la responsabilidad de gobernar".

PROPUESTAS

Cospedal cree que una rebaja fiscal, la austeridad y una reforma laboral con el consenso de sindicatos y empresarios "son imprescindibles" para atajar la crisis. Además, apostó por la actualización del Pacto de Toledo, por mejorar la competitividad, por recuperar la unidad de mercado, por una reforma educativa y de la Justicia, y pidió un esfuerzo al Gobierno para defender al sector porcino español con motivo de la mal llamada gripe porcina.

Cospedal estuvo arropada por sus compañeros de partido, como la portavoz regional y senadora, Carmen Riolobos, el senador Agustín Conde, el diputado nacional Arturo García-Tizón, la portavoz del PP en las Cortes, Ana Guarinos, el secretario general del PP de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, además de numerosas personalidades del mundo empresarial, como el presidente de CECAM, Jesús Barcenas, y de la iglesia, entre otros.