Dimite el jefe de la mayor fuerza de seguridad argentina tras el crimen de un policía

  • Buenos Aires, 19 feb (EFE).- Daniel Salcedo renunció hoy como jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires en medio de la indignación de la población por el crimen a manos de delincuentes de un agente de la mayor fuerza de seguridad de Argentina.

Dimite el jefe de la mayor fuerza de seguridad argentina tras el crimen de un policía

Dimite el jefe de la mayor fuerza de seguridad argentina tras el crimen de un policía

Buenos Aires, 19 feb (EFE).- Daniel Salcedo renunció hoy como jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires en medio de la indignación de la población por el crimen a manos de delincuentes de un agente de la mayor fuerza de seguridad de Argentina.

Salcedo solicitó "su pase a retiro" y será reemplazado por el actual superintendente de Coordinación Operativa de Seguridad provincial, Juan Carlos Paggi, "lo que asegura la continuidad en la gestión de la fuerza", dijeron fuentes oficiales.

La dimisión de la máxima autoridad de la policía bonaerense se conoció dos días después de que un teniente de la fuerza fue ejecutado de cuatro balazos por una pareja de ladrones a la que sorprendió mientras asaltaba un comercio de la localidad de San Isidro, en la periferia de la capital argentina.

Tras el crimen de Aldo Garrido, de 61 años, cuyos autores han sido detenidos, una multitud de vecinos asistió a su funeral en medio de reclamos por la oleada de delitos en San Isidro y organiza una movilización callejera para el próximo domingo.

A comienzos de este mes, el gobernador de la provincia, Daniel Scioli, reveló que ha recibido amenazas de muerte y apuntó como "probable" origen sectores de la policía presuntamente involucrados con el secuestro de un empresario que pasó 33 días cautivo.

En la provincia de Buenos Aires se registra uno de los mayores índices de delincuencia del país y su fuerza de seguridad es popularmente llamada la "maldita policía" por los abusos y casos de corrupción en que están implicados sus agentes.

Con unos 50.000 miembros, la bonaerense es la mayor fuerza de seguridad del país y en la última década el número de policías expulsados en las sucesivas purgas dadas a conocer por las autoridades supera los 6.400.