El FBI apoyará la investigación del asesinato del abogado del que se acusa a Colom

  • Guatemala, 13 may (EFE).- La embajada de Estados Unidos en Guatemala anunció hoy que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de ese país apoyará las investigaciones del asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, quien en un vídeo acusó de su muerte al presidente Álvaro Colom.

Guatemala, 13 may (EFE).- La embajada de Estados Unidos en Guatemala anunció hoy que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de ese país apoyará las investigaciones del asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, quien en un vídeo acusó de su muerte al presidente Álvaro Colom.

El embajador estadounidense, Stephen McFarland, dijo a los periodistas que un detective del FBI llegó hoy a este país para colaborar con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en la investigación del caso.

La participación del FBI en la investigación responde a la petición que Colom hiciera el pasado lunes a la comunidad internacional para ayudar al esclarecimiento de este crimen, que ha provocado una crisis de gobernabilidad en este país centroamericano.

Fuentes de la Fiscalía guatemalteca dijeron a Efe que el FBI "concretamente colaborará en el tema de balística y escena del crimen", así como "en el análisis científico del vídeo".

Rosenberg, de 47 años de edad, grabó el pasado jueves un vídeo en el que acusa de su muerte al presidente Colom, a su esposa, Sandra Torres, y otros colaboradores suyos.

"Si usted está viendo este vídeo es porque yo, Rodrigo Rosenberg Marzano, fui asesinado por el secretario privado de la Presidencia, Gustavo Alejos, y su socio Gregorio Valdez (empresario vinculado al Gobierno), con la aprobación del señor Álvaro Colom y de (su esposa) Sandra de Colom", se escucha decir al abogado, en la grabación.

La CICIG aceptó investigar este caso, con la condición de que el Gobierno no interfiera ni en la Fiscalía ni en los Tribunales.

El escándalo político desatado tras la publicación del vídeo ha llevado a líderes de la oposición y de la sociedad civil a exigir la dimisión de Colom, quien ha dicho que no renunciará.