El Gobierno dice que la salida de Kosovo es una decisión firme pero puede flexibilizar los plazos

  • Madrid, 22 mar (EFE).- El Gobierno asegura que la retirada de las tropas españolas de Kosovo es una decisión "firme", pero se muestra dispuesto a que pueda haber una "cierta flexibilidad" en el plazo previsto inicialmente y que fue fijado para antes de que finalice el verano por la ministra de Defensa, Carme Chacón.

El Gobierno dice que la salida de Kosovo es una decisión firme pero puede flexibilizar los plazos

El Gobierno dice que la salida de Kosovo es una decisión firme pero puede flexibilizar los plazos

Madrid, 22 mar (EFE).- El Gobierno asegura que la retirada de las tropas españolas de Kosovo es una decisión "firme", pero se muestra dispuesto a que pueda haber una "cierta flexibilidad" en el plazo previsto inicialmente y que fue fijado para antes de que finalice el verano por la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Esta posibilidad, según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo, se planteará en una reunión que mantendrán la próxima semana Chacón y el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, para coordinar esa operación.

A la espera de esa entrevista, el Gobierno subraya que no se ha fijado un nuevo plazo para la retirada de las tropas y, por tanto, no ha hecho ningún nuevo ofrecimiento cerrado a los países aliados en relación con una fecha distinta a la que se barajó en principio.

Ante la posibilidad de que la retirada de las tropas se retrase varios meses o, incluso, un año sobre las previsiones iniciales, las fuentes citadas insisten en que no hay decisión al respecto y que la posición es que pudiera aplazarse "algo más".

Subrayan que la opción de que se flexibilice la operación de retirada se planteará en la reunión entre la titular de Defensa y el secretario general de la OTAN y será ahí donde se fijará el plazo final para que la totalidad de los militares españoles desplazados a Kosovo abandonen este territorio.

Pero las fuentes citadas recalcan que la decisión de salir de Kosovo es firme y no hay vuelta atrás, y se remiten a las palabras del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien el pasado viernes en Bruselas consideró coherente la decisión por el hecho de que España no reconoce la independencia de Kosovo, y subrayó que la misión española ha cumplido "con creces" su labor allí.

Pese a algunas declaraciones provenientes de la OTAN y de Estados Unidos, el Gobierno está convencido de que los aliados comprenden la decisión de España.

En ese sentido se ha expresado el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León, quien el pasado viernes se entrevistó en Washington con el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, James Jons.

Tras esa entrevista, León destacó la "comprensión y el respeto" de la Administración de Barack Obama ante la retirada de las tropas españolas de Kosovo.