El Gobierno hondureño reitera que Montanaro regresó a Paraguay sin previo aviso

  • Tegucigalpa, 5 may (EFE).- El Gobierno de Honduras reiteró hoy que el ex ministro paraguayo del Interior Sabino Montanaro, quien gozaba de asilo político en este país, regresó a Paraguay por voluntad propia y sin previo aviso a las autoridades hondureñas.

Tegucigalpa, 5 may (EFE).- El Gobierno de Honduras reiteró hoy que el ex ministro paraguayo del Interior Sabino Montanaro, quien gozaba de asilo político en este país, regresó a Paraguay por voluntad propia y sin previo aviso a las autoridades hondureñas.

El viceministro hondureño de Relaciones Exteriores, Eduardo Rosales, dijo a los periodistas que Montanaro tenía un estatus legal en el país centroamericano, por lo que no se podía ejercer una vigilancia policial sobre él.

Agregó que Honduras no informó al Gobierno de Paraguay sobre la salida de Montanaro, el pasado día 1, porque él no la notificó.

El Gobierno paraguayo expresó este lunes al hondureño su preocupación por la salida de Montanaro de Tegucigalpa, donde el ex ministro del Interior del país sudamericano, de 86 años, estuvo viviendo desde 1989.

Rosales enfatizó que en Honduras no se practica una cacería de personas extranjeras y que, en el caso de Montanaro, ninguna autoridad local se enteró de que había abandonado el país.

Extraoficialmente ha trascendido que Montanaro regresó a su país con un pasaporte vencido, a lo que Rosales respondió que eso habría que investigarlo con la Dirección de Migración y Extranjería, cuyo director, Wilfredo Alvarado, indicó que el ex funcionario paraguayo salió como cualquier ciudadano con una condición migratoria regular.

Montanaro vivía asilado en Honduras desde 1989, luego de la caída del dictador Alfredo Stroessner, quien gobernó Paraguay desde 1954 hasta ese año.

Alvarado explicó que en Honduras Montanaro tenía un carné de residencia que le permitía salir y entrar al país, y que si bien una persona que vive en calidad de asilado político debe informar sobre su salida, tampoco existe una ley que lo obligue, aunque sea por su seguridad personal.

Eduardo Enrique Reina, ex viceministro de Relaciones Exteriores de Honduras, también reiteró que Montanaro se fue del país "por voluntad propia" y que Honduras no ha cometido ninguna descortesía al no haber avisado a las autoridades de Paraguay.

Agregó que mas bien las autoridades de Paraguay deberían de estar satisfechas, porque ya tienen en su poder a un hombre que buscaban y de quien pedían la extradición.

Montanaro se desempeñó como ministro de Interior de 1966 a 1989, la época más dura de Stroessner, y afronta en su país causas por torturas, apresamientos ilegales y desaparición forzada de personas.

Algunas de las violaciones de los derechos humanos de las que se acusa a Montanaro se dieron dentro de la Operación Cóndor, un sistema instaurado en los años 70 y 80 por los regímenes militares en el Cono Sur para reprimir a sus opositores más allá de las fronteras de cada país.