El ministro colombiano de Defensa dimite con la mirada puesta en las presidenciales de 2010

  • Bogotá, 18 may (EFE).- El ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, formalizó hoy su renuncia al cargo para aspirar a la Presidencia en las elecciones de mayo de 2010, si el mandatario colombiano, Álvaro Uribe, no se presenta a la reelección.

Bogotá, 18 may (EFE).- El ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, formalizó hoy su renuncia al cargo para aspirar a la Presidencia en las elecciones de mayo de 2010, si el mandatario colombiano, Álvaro Uribe, no se presenta a la reelección.

Santos anunció en Bogotá que hará efectiva su retirada a partir del próximo 23 de mayo, justo un año antes de la primera vuelta de los comicios del año venidero y en medio de la incertidumbre sobre si Uribe podrá o no concurrir a una segunda reelección.

La aspiración del gobernante, elegido por primera vez en 2002 y reelegido en 2006, está pendiente de la aprobación parlamentaria de un proyecto de referendo promovido por el Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), que reúne a los seguidores de Uribe.

El Senado tiene previsto votar mañana, martes, en último debate, esta iniciativa, que busca dejar en manos de los electores la enmienda constitucional que le permita al jefe del Estado concurrir a una segunda reelección consecutiva.

La Constitución solo autoriza una, la que facilitó la continuidad de Uribe, en virtud de una reforma a la Carta Magna promovida por su Gobierno y que levantó la prohibición a la reelección presidencial.

Sin embargo, el texto que salga del Senado deberá ser conciliado con el aprobado previamente por la Cámara de Representantes, que establece que en el referendo se les preguntará a los colombianos si aprueban la reelección del presidente a partir de 2014.

"Si él (Uribe) decide no lanzarse a una nueva reelección, yo seré candidato", puntualizó el ministro saliente tras matizar: "yo no salgo como candidato a la Presidencia".

"Si el presidente decide lanzarse (a la nueva reelección), él cuenta con mi total apoyo, y es el compromiso que yo he hecho con él y con el país", indicó Santos, que informó de su decisión en la sede de Defensa en Bogotá.

El ministro saliente, de 57 años y de profesión economista y administrador de empresas, convocó a la prensa poco después de que entregara a Uribe la carta de dimisión.

En el pasado titular de Hacienda y de Comercio, así como representante de Colombia ante la Organización Internacional del Café (OIC) en Londres, Santos asumió el Ministerio de Defensa en julio de 2006.

Lo hizo dos meses después de que Uribe, disidente liberal, fuera reelegido en nombre del Partido de la U, creado en 2005 por los sectores afines al gobernante y que tuvo a Santos como primer coordinador.

"Hoy considero que, después de este período al frente del Ministerio de Defensa, es necesario pasar la posta y continuar mi vida de servicio público en otros escenarios", escribió Santos, en cuya gestión la Fuerza Pública propinó golpes históricos a la mayor guerrilla del país, las FARC.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) perdieron en combates o bombardeos a una docena de mandos regionales y nacionales, entre ellos "Raúl Reyes", primer miembro del Secretariado (jerarquía rebelde) que muere en una ataque militar.

Reyes, también portavoz internacional de esta guerrilla, fue abatido el 1 de marzo del año pasado durante un bombardeo colombiano a un campamento rebelde situado al otro lado de la frontera sur del país con Ecuador, en una operación de la que Uribe se hizo responsable y que Santos consideró de "legítima defensa".

La acción fue rechazada por el Gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que rompió relaciones con Colombia y criticó la postura de Santos, cargo al que también el gobernante venezolano, Hugo Chávez, acusó por supuestas actividades contra el país vecino.

El ministro dimisionario dejó constancia de ello en el mensaje a Uribe, al apuntar: "hemos producido los más contundentes resultados en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia común de los últimos tiempos".

Es una tarea que se ha derivado de la política de seguridad democrática (eje del plan gubernamental de Uribe) y al que, dijo, deberá darse continuidad.

Es algo en lo que el disidente liberal Santos ha coincidido con el conservador Andrés Felipe Arias, que renunció hace tres meses como ministro de Agricultura para promover su aspiración a la jefatura del Estado como precandidato presidencial.

Arias, que ha prometido poner en marcha la "segunda generación" de la seguridad democrática, se retiró con la misma condición de Santos: dice que solo aspirará a la Presidencia, si Uribe desiste o no puede, por impedimento legal, buscar la continuidad.