El PP de Madrid tacha a la oposición de "Torquemada progresista"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS) El portavoz del Partido Popular en la Asamblea de Madrid, David Pérez, calificó hoy, durante el debate sobre el presunto espionaje, de "Torquemada progresista" a la oposición porque "manipula la realidad" puesto que ha obligado a la Comunidad de Madrid a "demostrar su inocencia", algo que en un Estado de Derecho se llama "prueba inquisitorial". En un debate que no ofreció nada nuevo y en el que las partes repitieron lo que han defendido en el último mes hasta la extenuación, el PP insistió en que la comisión de investigación ha concluido que los presuntos partes son falsos y que no hay responsabilidades que depurar, mientras el PSOE e Izquierda Unida concluyeron lo contrario y por ello reclamaron la dimisión o el cese del consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados. Advirtieron además a la presidenta del Ejecutivo, Esperanza Aguirre, de que si no toma medidas de limpieza entre sus "hombres fuertes" la que tendrá que responder será ella como "máxima responsable", y la prueba, a su juicio, fue la ausencia hoy en el pleno del ex consejero Alfredo Prada y de la diputada Carmen Rodríguez Flores, ambos presuntamente espiados, lo que a su juicio destaca las "disidencias dentro del Partido Popular". Pero el portavoz popular se mantuvo en su posición. "Ustedes han hecho que el acusado demostrara su inocencia. En un Estado de Derecho es intolerable y se llama prueba inquisitorial y eso es lo que han llevado a cabo aquí, un proceso inquisitorial para sacar provecho partidista ilícito e indigno", manifestó Pérez, que advirtió que "ha pasado el tiempo de las calumnias" y ahora será la oposición quien tendrá que "dar muchas explicaciones por esta gran mentira". "Llevan mes y medio faltando a la verdad. Han utilizado esta Cámara para una farsa por la que tendrán que pedir perdón y, sin embargo, vienen a hacerse las víctimas. Pero ustedes de víctimas nada, han mentido mucho y no han demostrado nada", insistió. PSOE E IU: SÍ HUBO ESPIONAJE Mientras, los grupos de la oposición defendieron las tesis contrarias ya que una de las primeras conclusiones de ambos grupos fue el hecho de que sí se produjo espionaje a políticos y a altos cargos en la Comunidad de Madrid. De hecho, la portavoz socialista, Maru Menéndez, y la portavoz de IU, Inés Sabanés, fueron más allá y atribuyeron los seguimientos a la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, que preside Francisco Granados. Menéndez bromeó con la ausencia de Prada y Rodríguez Flores y señaló que probablemente, dado que se han confirmado que no hubo espionajes según el PP, ambos no estaban hoy en Vallecas porque habían ido a retirar su denuncia. Asimismo, destacó que la televisión autonómica no retransmitió el debate de hoy y en su lugar emitió la película del oeste 'Sin ley ni esperanza', algo que "parece una broma pero es lo que hay". "El responsable directo del espionaje viene a cerrar una comisión en la que no se ha permitido que comparezcan los espiados", aseguró Menéndez en referencia al hecho de que Granados cerrara las sesiones de comparecencias del órgano parlamentario. La responsabilidad del consejero Granados es una de las conclusiones que comparten los dictámenes de PSOE e IU, que consideran que la responsable "máxima, por acción u omisión" es la presidenta Aguirre. Los partes de espionaje fueron también protagonistas en los discursos de PSOE e IU, que declararon que incluso los supuestos espiados han afirmaron que los dosieres coinciden con sus agendas. De hecho, Menéndez dijo que se utilizan para "chantajear y extorsionar" y, así, consideró ciertos los espionajes al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, al ex consejero Alfredo Prada, a la diputada popular Carmen Rodríguez Flores, y al ex tesorero del PP Álvaro Lapuerta. "¿Se ha fijado que tiene dos sillas vacías? ¿Que tiene dos representantes del PP que no están hoy? Soy consciente de que le molesta que le digamos que tiene dos disidencias en este Pleno de carácter político", destacó Sabanés en referencia a la muy comentada ausencia de Prada y de la diputada Rodríguez Flores en el Pleno. Tras destacar que sí hubo espionaje, que existían tres estructuras paralelas de Seguridad en la Consejería de Granados, que hay "contradicciones" en las declaraciones de los miembros del Gobierno regional y que Granados "mintió reiteradamente" en comisión, la oposición criticó las formas en que se han llevado a cabo los trabajos del órgano parlamentario. Sabanés criticó que el PP se remontará a los años 80 y los gobiernos del socialista Joaquín Leguina para justificar la existencia de un equipo de espionaje en la Comunidad, así como la "estrategia coordinada" del PP y el Gobierno regional desde que comenzó la comisión, hecho que corroboró Menéndez, que habló de "veto" en los comparecientes y en la documentación. Asimismo, criticó la actitud "partidaria" de las mesas de la Asamblea y de la comisión y el "cierre en falso" del órgano parlamentario. Así, Sabanés dijo que "el argumento de PP para concluir trabajos no sólo ha reforzado las sospechas iniciales" sino que han añadido "nuevas e preocupantes informaciones que deben ser investigadas", y espetó a Granados que "ya debería haber dimitido". "No cerrarán nada porque es el principio del fin de la impunidad", aseveró reclamando que se retomen los trabajos, aunque sea después de la dimisión de Granados.