El PP pide un "golpe de timón" en el Gobierno cántabro frente a la crisis y ofrece su colaboración

Ignacio Diego lamenta que el Ejecutivo está "hipnotizado" y reclama un plan integral de actuación y un presidente que se lo tome en serio SANTANDER, 20 (EUROPA PRESS) El PP cántabro reclamó hoy al Gobierno regional un "golpe de timón" frente a la crisis, un plan integral de actuaciones y un presidente "que ejerza el liderazgo" en lugar de "asistir como espectador de primera fila al hundimiento" continuo de empresas de la región. Los 'populares' ofrecen su colaboración para impulsar ese plan de actuación y esperan que el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, "reflexione y, por una vez, reaccione" ante su oferta. Así lo dijo hoy, en rueda de prensa, el presidente de la formación en Cantabria, Ignacio Diego, quien considera "absolutamente necesario" que Revilla "abandone el pasotismo" y que la región "disponga lo antes posible" de un plan de actuación contra la crisis que permita afrontar "la más grave recesión económica" vivida en la comunidad en 50 años. "Cantabria necesita un presidente que se tome en serio la crisis" --no un presidente que se quede "pasmado"--, y que "lidere equipos de expertos" del ámbito público y privado, agregó Diego. Sin embargo, lamentó que Revilla "no ha sabido hacerlo" y está "equivocado con su adhesión irracional" a las políticas "erróneas y discriminatorias" del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. "Cantabria tiene que afrontar la crisis apartándose radicalmente de la actitud servil a Zapatero", sentenció. Igualmente, el líder del PP cree que la región debe encarar la crisis "con planificación y solicitando colaboración y sacrificio de todos". Según dijo, los 'populares' están "dispuestos", pero el Gobierno ni siquiera les contesta a sus ofertas, entre otras, la última que plantearon a Revilla y a la vicepresidenta regional, Lola Gorostiaga, para negociar el plan de empleo en los ayuntamientos propuesto por el Grupo Popular. Para Diego, esa falta de respuesta se debe a la "radical incapacidad del Gobierno para ver la crisis y asumir el deseo inmediato de hacerla frente con medidas y actuaciones" . En opinión del líder del PP, el Gobierno regional está "hipnotizado frente a la crisis, es incapaz de mover un solo músculo" y "se cree que está en aquellos momentos de felicidad" en que la región crecía a un ritmo del 4 por ciento y creaba empleo. Y el problema, agregó, es que, "sin las medidas adecuadas" en sectores como la vivienda, la automoción o el metal, la economía no va a recuperarse "tan fácilmente". Cuando los expertos advierten de "serias dificultades", los políticos "tienen que reaccionar, pero Revilla no reacciona" y ofrece "gestos, pero no actos; y palabras, pero no hechos", recalcó. GOBIERNO "QUEMADO" Pero no sólo cuestiona la actitud de Revilla, sino la de todo su equipo. De hecho, sostiene que "la mayoría del Gobierno regional está completamente quemado y no sabe hacer frente" a la crisis y el paro. Es más, piensa que tras la dimisión de Javier del Olmo como consejero de Industria, Revilla ha "desaprovechado la ocasión" para cambiar el equipo y elaborar un plan integral frente a la crisis. Diego deseó "acierto" al nuevo consejero, Juan José Sota, "por el bien de Cantabria", ya que asume un departamento "especialmente clave" en estos momentos y del que su antecesor se va "con un balance de papel y propaganda" pero "sin ningún tipo de realizaciones válidas". En este sentido, lamentó que Del Olmo se marcha "sin un metro cuadrado" de suelo industrial, "sin resolver en absoluto" el problema de abastecimiento energético", sin abordar "las urgentes acciones" en el transporte ferroviario y con un movimiento portuario "en caída en picado". Diego criticó además a otros consejeros, como la de Educación, que a su juicio, "ha conseguido enfrentarse a la vez con la enseñanza pública y la concertada", mientras el de Sanidad tiene a los servicios de urgencias de Atención Primaria "en pie de guerra", ha tenido que readmitir a los médicos que quiso echar y pide más tiempo para firmar algo "tan sencillo" como el convenio para la financiación de Valdecilla. "Si el entrenador de un equipo es incapaz de sustituir a los jugadores que no funcionan, al final es él el responsable por su cerrazón y dogmatismo", sentenció Diego, quien lamentó también que para Revilla es "más importante" salir en la televisión que reunirse con el PP para estudiar el plan de empleo en los ayuntamientos. Por último, Diego también criticó a la ministra de Administraciones Públicas y diputada socialista por Cantabria, Elena Salgado, porque, según dijo, es la que acuerda "millonadas" para Cataluña y Andalucía y al tiempo "se permite venir a Unquera a echar la bronca" al PP cántabro.