El responsable del Pentágono defiende la decisión de cerrar Guantánamo

  • Washington, 22 may (EFE).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, defendió hoy la decisión de la Casa Blanca de cerrar Guantánamo al indicar que el simple nombre del penal condena la estrategia antiterrorista estadounidense.

El responsable del Pentágono defiende la decisión de cerrar Guantánamo

El responsable del Pentágono defiende la decisión de cerrar Guantánamo

Washington, 22 may (EFE).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, defendió hoy la decisión de la Casa Blanca de cerrar Guantánamo al indicar que el simple nombre del penal condena la estrategia antiterrorista estadounidense.

El responsable del Pentágono apuntó, en una entrevista con la cadena de televisión NBC, que Guantánamo es "probablemente una de las mejores prisiones en el mundo en la actualidad".

Precisó, de todos modos, que el centro ha mancillado la reputación de Estados Unidos en el mundo.

El penal se ha convertido en un símbolo de las duras técnicas de interrogación implementadas durante la presidencia de George W. Bush, algunas de las cuales, como la asfixia simulada, han sido calificadas de tortura por el actual presidente Barack Obama.

Gates, quien sirvió también como secretario de Defensa durante la presidencia de Bush, afirmó que una vez adoptada la decisión de clausurar el penal, la pregunta ahora es "dónde poner" a los detenidos.

Tanto demócratas como republicanos se oponen a que los alrededor de 240 presos en la prisión militar en Cuba sean trasladados a suelo estadounidense.

Gates insistió hoy en que Obama no hará nada que ponga en peligro a los ciudadanos estadounidenses y subrayó que nunca se ha fugado nadie de ninguna prisión de máxima seguridad en EE.UU..

Obama reiteró ayer su intención de cerrar Guantánamo pese a que el Congreso le negó los fondos para hacerlo.

El presidente reveló que considera crear un sistema legal que permita el encarcelamiento "prolongado" de algunos detenidos para prevenir que ataquen a Estados Unidos en el futuro.

Dijo también que transferirá a algunos de ellos a prisiones de máxima seguridad en Estados Unidos y que los juzgará, siempre que pueda, en tribunales federales.

Obama anunció además que su Gobierno determinó que 50 detenidos pueden ser enviados "con seguridad" a otros países y se negocia su transferencia.

También indicó que su Gobierno acatará la decisión de los tribunales de poner en libertad a 21 presos, aunque no dijo dónde.