Funes evalúa con el BM, el BID y el FMI la situación salvadoreña a 25 días de su posesión

  • San Salvador, 6 may (EFE).- El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, inició hoy una evaluación con delegados del Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la situación del país y las medidas que adoptará al iniciar su mandato dentro de 25 días.

Funes evalúa con el BM, el BID y el FMI la situación salvadoreña a 25 días de su posesión

Funes evalúa con el BM, el BID y el FMI la situación salvadoreña a 25 días de su posesión

San Salvador, 6 may (EFE).- El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, inició hoy una evaluación con delegados del Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la situación del país y las medidas que adoptará al iniciar su mandato dentro de 25 días.

Funes explicó a los periodistas que entre hoy y mañana asistirá a una "encerrona de trabajo" con los representantes de los organismos internacionales, en la que harán "un diagnóstico de país".

"Vamos a ver cómo están viendo ellos el país, en qué nos pueden ayudar para salir adelante de la crisis y construir una estrategia de mediano y largo plazo para garantizar el desarrollo de El Salvador", aseguró Funes, quien asumirá el cargo el próximo 1 de junio.

Durante el encuentro, denominado "Diálogo sobre políticas económicas y sociales", el futuro mandatario señaló que prevén definir "algunas medidas contracíclicas que se deben implementar a la brevedad posible para hacerle frente a la crisis".

Precisó que uno de los aspectos que espera conocer es si el país puede recurrir a estas instituciones "en un momento en el cual los recursos nacionales se están agotando por la caída de los ingresos, vía remesas, exportación" y sobre todo desde la parte tributaria.

"Hay necesidad de buscar nuevas fuentes de endeudamiento externo, y es una oportunidad para recurrir a fondos disponibles que tienen tanto las carteras del BID, como del Banco Mundial y también el Fondo Monetario Internacional", argumentó.

El futuro jefe de Estado anticipó que una de las medidas que analiza junto a su equipo de trabajo es el reajuste del presupuesto de este año, y no descartó modificaciones con miras al de 2010, que deberá presentar en septiembre próximo a consideración de la Asamblea Legislativa.

"No cabe ninguna duda de que tenemos que hacer una readecuación del presupuesto actual, del ejercicio fiscal actual", detalló Funes, quien sostuvo que buscan conocer con cuántos recursos del presupuesto cuentan para determinar cuál será la inversión pública.

La delegada del BID en El Salvador, María Carmenza McLean, señaló que en las dos jornadas de trabajo, a las que asiste la gerente de ese organismo para Centroamérica, México, Panamá y la República Dominicana, Gina Montiel, tendrán un "diálogo técnico a profundidad".

"Queremos escuchar cuál es la visión que el presidente electo tiene del país, cuáles son sus prioridades y luego se establece un intercambio de análisis sobre la situación económica", social y de los diferentes sectores tributarios para el desarrollo económico y social del país, detalló.

Anticipó que el BID dispone de unos 300 millones de dólares previstos en un crédito de 500 millones que fue aprobado a finales del año pasado al país.

Fuentes de los organizadores indicaron a Efe que entre los temas que analizarán se encuentran la crisis internacional, el crecimiento sostenible y el desarrollo humano, entre otros.

Para este año, el Gobierno del presidente Elías Antonio Saca ha previsto un crecimiento del 0,5 por ciento debido a la crisis económica mundial, cifra menor al 2,5 por ciento que habían proyectado funcionarios de su gabinete en enero pasado.

El Producto Interior Bruto (PIB) de El Salvador creció un 3,2 por ciento en 2008.

Las perspectivas para este año no son halagüeñas ante la baja del 7,5 por ciento que sufrieron las remesas durante el primer trimestre de 2009, cuando alcanzaron los 843,3 millones de dólares, en tanto que la recaudación fiscal también ha mermado.