Indios brasileños afirman que Lula "tiene una deuda muy grande" con ellos

  • Brasilia, 8 may (EFE).- Representantes de 130 pueblos indígenas que acamparon en Brasilia durante esta semana afirmaron hoy que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva mantiene con sus tribus "una deuda muy grande", tras los seis años y medio que lleva en el poder.

Indios brasileños afirman que Lula "tiene una deuda muy grande" con ellos

Indios brasileños afirman que Lula "tiene una deuda muy grande" con ellos

Brasilia, 8 may (EFE).- Representantes de 130 pueblos indígenas que acamparon en Brasilia durante esta semana afirmaron hoy que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva mantiene con sus tribus "una deuda muy grande", tras los seis años y medio que lleva en el poder.

"Es lamentable la demora que caracterizó al Gobierno de Lula en la creación de condiciones que permitan concretar las propuestas contenidas en el Programa para los Pueblos Indígenas" que ofreció en 2002, cuando ganó por primera vez las elecciones, dice un documento difundido hoy por cerca de un millar de indios reunidos en Brasilia.

Entre los asuntos pendientes, el documento cita la creación de un Consejo Superior de Política Indigenista y la demarcación de "todas las tierras indígenas".

En Brasil existen unos 480.000 indios de 227 etnias, que en su mayoría habitan en cerca de 600 reservas que ocupan 109,6 millones de hectáreas, un territorio que representa el 13 por ciento del territorio nacional.

En el documento, los indios valoran la creación en 2005 de la reserva "Serra Raposa do Sol", la mayor del país y que fue respalda este año por el Supremo Tribunal Federal, pero afirman que eso "no es suficiente".

Sostienen que, aún así, "pasados seis años y medio, el saldo de la deuda es muy grande y el Gobierno tiene el desafío de cumplir, en el año y medio que le resta, todos los compromisos asumidos".

También manifiestan su oposición a proyectos de desarrollo que el Gobierno adelanta en reservas o zonas aledañas, especialmente en la región amazónica, y le exigen a Lula que "no ceda a las presiones" de empresarios y sectores que consideran a los indios "una amenaza" para el país.

"La naturaleza vale más que el dinero y no se admitirá que sea arrancada a los indios su madre tierra y todo lo que en ella, hasta hoy, se preserva", pues así se contribuye "al equilibrio global, a mitigar el cambio climático y al bienestar de la humanidad", dice el documento.

Los líderes indígenas afirman que, en el área de salud, la situación de muchas tribus "es crítica y de calamidad" y exigen que el Gobierno cumpla su promesa de promover la creación de una Secretaría Especial para la Salud Indígena.

El documento también abunda en críticas a los poderes Judicial y Legislativo, y reclama por las demoras que existen en el Parlamento para la aprobación de un Consejo Nacional de Políticas Indigenistas y de un nuevo Estatuto de Pueblos Indígenas, que están en trámite desde hace más de seis años.

Según los indios, su "lucha" es "la de todos los brasileños" por "el pleno reconocimiento de sus derechos y la total democratización" de un país que consideran suyo, pero que los "discrimina" y "margina" bajo "la presión y el dominio de unos pocos", que "ignoran" su "contribución a la preservación de la naturaleza".