Kosovo.- Zapatero recuerda a Rajoy su "apoyo incondicional" al Gobierno Aznar en la crisis "surrealista" de Perejil

Rajoy dice que el presidente se ha convertido en una "estatua de sal" al volver a sacar el tema de Irak MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reprochó hoy al líder del PP, Mariano Rajoy, la falta de apoyo de su partido al Gobierno español ante la polémica suscitada por la retirada de Kosovo y recordó que cuando se produjo la crisis "surrealista" de Perejil él sí apoyó al Ejecutivo de José María Aznar pese a que la invasión fue producto de "la mala política" hacia Marruecos. La invasión de este islote en el verano de 2002 por fuerzas marroquíes fue mencionada por Zapatero como uno de los hechos a recordar de la política exterior del PP junto con la guerra en Irak ante las críticas de Rajoy hacia la retirada de Kosovo, que aunque compartió en el fondo, lamentó en las "formas". Aunque el motivo de la comparecencia de Zapatero ante el Pleno del Congreso era hablar sobre el Consejo Europeo de la semana pasada, tanto Rajoy como el resto de portavoces parlamentario sacaron a colación en sus intervenciones la cuestión de la retirada del contingente español de Kosovo, que según Rajoy se ha realizado de forma "catastrófica" y con el objetivo, por parte de la ministra de Defensa, de "salir en el telediario". Ante estos reproches, Zapatero defendió la política exterior de su Gobierno, cuyo "buen hacer y la confianza que genera" permitirán que no haya "ninguna consecuencia" de esta retirada, y la comparó con la del PP, cuyos dos hechos más remarcables, a su juicio, son la "guerra ilegal" de Irak y la "gran hazaña de Perejil". La respuesta de Rajoy no se hijo esperar y acusó a Zapatero de haberse "convertido en una estatua de sal" por volver a sacar el tema de Irak y "así nos va". "¿Qué quiere decir con lo que ha dicho sobre el asunto de Perejil? ¿Qué pasa si alguien invade territorio español? Me gustaría saber cuál es la posición que mantendría en ese caso el presidente de España", añadió, en medio de los aplausos de su grupo. Zapatero no respondió a la pregunta pero consideró que lo ocurrido fue "fruto de una mala política exterior" por parte del Gobierno popular y "rayó lo surrealista en unas relaciones de vecindad con Marruecos". Pese a ello, "mi apoyo fue incondicional porque se estaba hablando de España fuera de España y cada vez que ha habido la mínima cuestión de política exterior que se habla de España fuera de España usted entre criticar al Gobierno o preservar la imagen de España siempre elige criticar al Gobierno". El único que entró en este debate fue el portavoz de Ciu, Josep Antoni Durán i Lleida, quien advirtió a Zapatero que "la política del PP sobre Irak, con la que no estuve de acuerdo, no justifica el despropósito de Kosovo". "Son cosas distintas, pero sin duda la decisión no ha sido correcta en cuanto a las formas al margen que ya sabe que no comparto tampoco la cuestión de fondo", zanjó. RETIRADA DE KOSOVO En cuanto a la retirada de Kosovo propiamente dicha, Rajoy insistió en sus críticas y consideró que la actuación del Gobierno ha sido "lamentable para la credibilidad de España en Europa y ante los socios de la Alianza". El líder popular lamentó que cuando su partido pidió al Gobierno la retirada de Kosovo, la respuesta fue "que no era el momento" y que Zapatero aunque tenía "razón en el fondo ha perdido las formas". El presidente del Gobierno "debería saber que en diplomacia las formas son tan importantes como el fondo", subrayó, advirtiendo de que ahora la "medida efectista" de Zapatero ha hecho que éste ahora"como socio resulta más imprevisible y menos fiable". "Es imposible hacer peor las cosas", insistió Rajoy, que pidió al presidente del Gobierno que lo admita y acuda al Congreso para decir que procurará "hacer las cosas mejor en el futuro". Zapatero aseguró que el Gobierno ha actuado "por coherencia" y en conformidad con sus principios de "no reconocer la independencia de Kosovo". En este sentido, admitió que "hay decisiones que son más fáciles que otras" a la hora de tomarlas pero "desde luego el Gobierno las adopta en coherencia de convicción y principios". PNV: CHAPUZA Otros partidos también aludieron a la cuestión de Kosovo, en su mayoría haciendo una lectura en clave interna. Así, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, aseguró que su partido no se ha sentido "defraudado" por la "chapucera" gestión que ha hecho el Gobierno de la retirada de Kosovo porque ya sabía que el Ejecutivo es "poco fiable" y por tanto ya lo estaba. Erkoreka lamentó que la decisión española haya provocado decepción y sorpresa en Estados Unidos ahora que con Barack Obama se abría "un prometedor futuro de colaboración y apoyo mutuo". Sin embargo, dijo, "ese no es nuestro caso". Al PNV, afirmó, "esta chapucera gestión ni nos ha sorprendido ni nos ha decepcionado". Según el portavoz vasco, a su partido no le ha "sorprendido porque conocíamos el gusto que este Gobierno tiene por la improvisación y la humorada". "Tampoco nos ha defraudado", añadió, "porque es imposible defraudar a quien ya lo está". "En mi grupo parlamentario sabemos de sobra qué poco fiable es este Gobierno, qué escasa confianza inspiran sus promesas y compromisos y, sobre todo, qué corta es su credibilidad en el cumplimiento de los acuerdos previamente cerrados", remachó. ERC: SOCIO POCO FIABLE El representante de ERC Joan Ridao subrayó que la decisión de la retirada convierte a España en un "socio poco fiable" en el concierto internacional y demuestra que Zapatero "no tiene política exterior" además de que en su Gobierno "no se sabe quién manda" en diplomacia. Para Ridao, la decisión del repliegue obedece exclusivamente a razones "puramente ideológicas" y responde al "miedo" al "posible contagio" de la independencia de Kosovo "al Estado español". El portavoz republicano denunció por último que Zapatero esté "más cerca" del primer ministro ruso, Vladimir Putin, que de la canciller alemana, Angela Merkel, "más cerca de Moscú que de Bruselas y Washington" sólo por cuestiones ideológicos y por los "compromisos energéticos" que su Gobierno adquirió con Rusia durante la reciente visita a España del presidente Dimitri Medvedev. En este sentido, pidió a Zapatero "alinearse con la Europa libre y federal y no con la más jacobina" que representan entre otros, dijo, el ex presidente del Gobierno José María Aznar, quien también se ha mostrado contrario a la independencia de Kosovo. "Está usted y España en el pelotón de cola" respecto a la antigua provincia serbia, remachó. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, cargó contra lo precipitado de la decisión y recordó que cuando se participa en organizaciones y misiones compartidas "lo lógico, serio y eficaz" es "compartir" las decisiones. En representación de IU-ICV, Gaspar Llamazares, se mostró de acuerdo con la retirada pero criticó que la decisión no se llevara en primer lugar al Congreso, mientras que el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, indicó que su partido no está de acuerdo con sacar las tropas de Kosovo para llevarlas a Afganistán.