Lasa pide "luchar por el significado moral y político" de las víctimas para que en el futuro se pueda "convivir en paz"

Azkuna dice que la violencia es el "mayor cáncer" y apuesta por "no caer en la tentación de utilizar esos compañeros de viaje"

BILBAO, 2 (EUROPA PRESS)

La directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, Maixabel Lasa, destacó la necesidad de "luchar por el significado moral y político" de las víctimas como "la mejor manera de proteger y salvaguardar el sistema de libertades" y de "garantía" para que las próximas generaciones "puedan convivir entre ellos en paz".

Lasa se pronunció de esta manera durante la inauguración del 'I Encuentro sobre Memoria y Víctimas del Terrorismo' organizado por Bakeaz, Fundación Fernando Buesa y Aula de Ética de la Universidad de Deusto, que se celebrará hoy en la capital vizcaína.

Junto a la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, el director de la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior, José Manuel Rodríguez, y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, se encargaron de abrir estas jornadas en las que se pretende realizar "una lectura actualizada" del pensamiento de varios intelectuales europeos que "vivieron y sufrieron la época del terror nazi", indagando sobre "la posible aplicabilidad de su mensaje" a la realidad de las víctimas del terrorismo en el País Vasco.

"Desde disciplinas como la filosofía, la ética, la historia y la literatura, un nutrido grupo de personas expertas van a acercarnos al pensamiento de Jean Améry, Hannah Arendt, Walter Benjamin, Primo Levi, Paul Ricoeur y Joseph Roth, para reflexionar a través de ellos sobre la memoria, el pasado y el futuro de las víctimas del terrorismo en la construcción de la cultura de paz en el País Vasco", explicaron sus organizadores.

En su intervención, Lasa destacó la labor de entidades como las organizadoras en este encuentro en la defensa de las víctimas del terrorismo y la promoción de "valores que una sociedad responsable debe alentar en beneficio de toda la ciudadanía".

En este sentido, señaló que se han convertido en "una suerte de instituciones señeras en guardia permanente" para "vigilar con celo" que "nuestras actuaciones no se desvíen de la senda de la sensatez".

Asimismo, destacó la necesidad de "luchar por el significado moral y político" de las víctimas como "la mejor manera de proteger y salvaguardar el sistema de libertades" y "la mejor garantía para que nuestros hijos disfruten de una situación mejor que la nuestra y puedan convivir entre ellos en paz".

"TRADUCCIÓN EN HECHOS"

El director de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior, José Manuel Rodríguez, señaló que "la batalla" contra el fenómeno del terrorismo debe ser "también una batalla de ideas".

De este modo, señaló que, junto a la lucha policial y judidial y la cooperación internacional, "el debate de las ideas, la aportación de la razón a favor de la democracia, los derechos humanos y el constitucionalismo es un pilar fundamental para combatir el fenómeno terrorista", teniendo en cuenta que tiene "una dimensión política, religiosa, identitaria ineludibles y que hay que afrontar con el debate de las ideas y las buenas razones".

Rodríguez añadió que "las exigencias fundamentales de las víctimas -memoria, reconocimiento, verdad, justicia y reparación- no son ideas huecas ni neutrales, sino cargadas de contenidos normativos fuertes, no necesariamente dogmáticos, pero sí fundadados desde el punto de vista ético, político y jurídico".

Finalmente, señaló que los apoyos a las víctimas deben tener "siempre una traducción en los hechos y en las normas" y recordó, en este sentido, la nueva ley de víctimas, de reconocimiento y apoyo integral a este colectivo, que según indicó se espera que concluya antes del verano.

"COMPAÑEROS DE VIAJE"

Por su parte, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, advirtió de que "todos los pueblos tienen alguna desgracia, y la del pueblo vasco ha sido la del recurso a la violencia para resolver los problemas políticos" que, según insistió, "se deben resolver con soluciones, razones y argumentos políticos".

Tras indicar que hay "un porcentaje de población importante que no se ha sentido cómoda en el entramado político español" y reconocer que se han producido "múltiples desgraciadas actuaciones del Gobierno central", insistió en que en cualquier caso "eso no da derecho al nacimiento y desarrollo de la violencia a través de la lucha armada llevada a cabo por ETA y que tanta calamidad ha traido al país: muertos, heridos, víctimas, ruina, extorsión, odios africanos y el peor anuncio de publicidad para un pueblo que no se merece tanta villanía".

El alcalde de Bilbao señaló que "quien ha sufrido la época de la dictadura, no puede seguir diciendo que la democracia no ha cambiado nada", si bien añadió que "la democracia no nace de la noche a la mañana, no forma demócratas instantáneamente", sino que "hay que aprender, perfeccionar la democracia y evitar algunos tics de épocas pasadas y adaptarnos a la nueva sociedad".

"En democracia, uno puede pensar libremente, sentir emociones apasionadamente, luchar políticamente en pos de una idea, en España por una España constitucional, por un estado federal, por un estado multinacional, por aquella confederación de pueblos ibericos que anunciaron Irujo y otros, y por supuesto por la independecia de un terrortorio", añadió Azkuna, para quien "lo que en una democracia no se puede intentar es instaurar una dictadura o utilizar la violencia con fines políticos".

Según indicó, "no hay ninguna justificación. Este es nuestro mayor cáncer, que ha traido tanta desgracia al país. Todo lo demás es discutible, pero la violencia es rechazable, condenable obligatoriamente y moralmente reprobable".

Azkuna, para quien "las soluciones deberán ser en todo caso soluciones políticas", recordó que se han producido "más de 800 muertos, asesinados y cientos de jóvenes en la cárcel, el exilio o la clandestinidad", lo que considera "un verdadero desastre injustificable".

"Sería bueno que no caigamos nunca en la tentación de utilizar a estos compañeros de viaje mientras no se separen de la violencia por mucho que nuestra situación política sea difícil", concluyó.