López advierte de que la negativa a participar en el diálogo social no impedirá su avance y la "toma de decisiones"

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Patxi López, advirtió hoy a quienes se nieguen a participar en el diálogo social que pretende poner en marcha en Euskadi de que esta decisión no impedirá su avance ni "detendrá la toma de decisiones que ayuden a salir de la crisis".

Durante su intervención ante una nutrida de representación de empresarios del País Vasco, con motivo de la celebración de la Confederación Empresarial de Vizcaya (Cebek), López defendió los "acuerdos futuros" con los agentes sociales vascos, especialmente "en una situación de crisis profunda".

Tras recordar que los datos sobre la situación económica "no son buenos" y que, como consecuencia, el desempleo "desgraciadamente, aumentará" apeló a la necesidad de que "los diferentes agentes económicos puedan debatir y compartir, en su caso, sus propuestas". "Combatir la crisis -dijo- es hoy la prioridad de este país, por lo que todos tenemos la obligación de sumar fueras y compartir esfuerzos".

Para el presidente del Gobierno vasco, el diálogo social es "la mejor herramienta para buscar acuerdos en las medidas socio-económicas a adoptar". "Y yo -agregó- lo voy a intentar con todas mis fuerzas. pero mi Gobierno no va a renunciar a su responsabilidad. El que no haya unanimidades no va a suponer detener la toma de decisiones que ayuden a salir de la crisis. Nadie va a bloquear, con su negativa, la posibilidad de avanzar".

López advirtió de que aquel que no quiera participar del diálogo "que se abre ahora en Euskadi" deberá explicar "por qué se niega a buscar acuerdos con los demás". "Tendrá -afirmó- que explicar por qué se niega a aportar su visión y sus propuestas. Pero, desde luego, ya digo, desde ahora, que su negativa a participar no va a impedir que sigamos adelante".

El lehendakari afirmó que su Gobierno "no quiere diseñar en solitario toda la política social, industrial y económica del país. Quiere pactarla con los agentes sociales, con los más directamente afectados".

Por esta causa, anunció que hará "un esfuerzo" para lograr acuerdos que permitan sostener el tejido empresarial e industrial, mejorar la competitividad y "poner las miradas en el futuro", mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y la empleabilidad de los parados" y garantizar las políticas sociales "que eviten que haya ciudadanos que paguen los efectos de la crisis".

También recordó que, desde el Ejecutivo se están "peinando" los presupuestos "para buscar recursos extras que garanticen y aumenten las políticas en materia de inversión en obras públicas e infraestructuras, de apoyo a empresas "para que ni un solo proyecto viable y de futuro se caiga o no pueda ponerse en marcha por falta de ayuda", de servicios públicos, "en especial en educación y sanidad" y de servicios sociales, "como garantía de protección de los más desfavorecidos". "Nada de eso -advirtió- sufrirá una merma, porque, en tiempos de crisis son más necesarias que nunca estas políticas".

NUEVO MODELO

Para crear "un nuevo modelo en el que se ponga en valor la responsabilidad de los gobiernos, se mostró partidario de una economía "saneada, que dé empleo a la ciudadanía". "Ahí -indicó- tenemos un trabajo colectivo para definir unas nuevas bases sobre las que asentar nuestro modelo de crecimiento económico".

De esta forma, aseguró que propondrá al conjunto de los agentes sociales, "acordar propuestas de carácter estructural, mucho más profundas, que abarquen todos los ámbitos y que determinen ese nuevo modelo".

En concreto, apostó por definir el modelos del sistema financiero, sistema fiscal y tributario, el modelo energético, sistema de adquisición y transmisión de la tecnología, el sistema de comunicaciones, el mercado inmobiliario, el sistema de procedimientos y normas administrativas que inciden en la actividad económica, el modelo de políticas y servicios sociales y el modelo educativo.

También admitió que "en momentos de crisis duele más invertir, teniendo necesidades más urgentes" pero "es el camino más seguro y mi gobierno lo va a seguir". Reconoció el trabajo de los empresarios "para mantener el empleo" y les pidió "que sigáis así, porque mantener puestos de trabajo es un objetivo importante en sí mismo".