Morales reconoce que en principio restó importancia al dengue

  • La Paz, 7 mar (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, reconoció hoy que en un principio restó importancia al dengue y pensó que era una enfermedad pasajera, aunque ahora comprende su gravedad porque causó la muerte de 21 personas desde enero pasado.

La Paz, 7 mar (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, reconoció hoy que en un principio restó importancia al dengue y pensó que era una enfermedad pasajera, aunque ahora comprende su gravedad porque causó la muerte de 21 personas desde enero pasado.

"Yo solo quiero ser muy sincero. Tal vez desde los primeros días no dimos mucha importancia al dengue, (pensamos) que era una enfermedad pasajera. No soy experto en temas de salud, menos en dengue", dijo Morales en la ciudad oriental de Santa Cruz.

Durante un acto de inauguración de una campaña de fumigación y de limpieza de esa ciudad, Morales también sostuvo que el dengue ha comenzado a afectar a los países vecinos de Bolivia y entiende "por supuesto que es grave, con perdidas de seres humanos".

Desde principios de enero, 21 personas han muerto por causa del dengue hemorrágico y se han reportado unos cuarenta mil infectados en su variante no mortal en casi todas las regiones de Bolivia, incluso en la zona andina.

El dengue, enfermedad que transmite el mosquito "aedes aegypti", provoca fiebres altas, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel, y puede ser fatal en su modalidad hemorrágica, que se presenta cuando una persona es infectada por segunda vez.

El mandatario boliviano encabezó la fumigación de la ciudad de Santa Cruz en varios barrios, junto a miles de militares y vecinos que prácticamente paralizaron la ciudad para dedicar toda la jornada a la limpieza de basureros donde el mosquito se reproduce.

En el departamento de Santa Cruz, fronterizo con Brasil, se ha presentado un 80 por ciento de los casos de la enfermedad.

Esta es la peor epidemia en veinte años que afecta Bolivia, cuyo Gobierno recibió ayuda de Venezuela, Cuba, Brasil, Argentina y de varios países europeos, a los que Morales expresó hoy su agradecimiento.

La epidemia que se registra en Bolivia supera en gravedad a la sufrida en 2007 en Paraguay, donde hubo 27.000 infectados y 17 fallecidos.