Nacionalistas acusan a PSOE y PP de excluir a organizaciones autonómicas de los órganos nacionales

Los socialistas defienden su pacto con los 'populares' porque flexibiliza los requisitos para entrar en el Consejo Agroalimentario

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los representantes de CiU, PNV, ERC, BNG y CC en la Comisión de Agricultura del Congreso acusaron esta tarde a PSOE y PP de haber cerrado un acuerdo para excluir a las organizaciones agrarias autonómicas de los órganos consultivos estatales que se crearán cuando se apruebe la ley que acaba de empezar su tramitación en la Cámara Baja.

Los diputados de las formaciones nacionalistas convocaron una rueda de prensa conjunta en la Cámara Baja tras la primera reunión de la ponencia que analiza el proyecto de ley de órganos consultivos del Estado en el ámbito agroalimentario, un encuentro en el que, según censuraron, PSOE y PP les presentaron un documento "cerrado" con las enmiendas que habían pactado previamente y no aceptaron discutir las de las formaciones minoritarias.

Todos ellos, en boca de la diputada de CiU Conxita Tarruella, mostraron su "enfado" e "indignación" por la actitud de los grupos mayoritarios, a los que, no obstante, agradecieron la "sinceridad" con la han presentado su acuerdo, dejando claro que no tenían intención de estudiar las propuestas de sus respectivas formaciones.

Cada uno de estos partidos había presentado sus propias enmiendas, con excepción del PNV que, según explicó su portavoz, Joseba Agirretxea, siempre ha "objetado" ante una norma, que, desde su punto de vista, PSOE y PP han impulsado para obtener unos resultados concretos.

PRESENCIA EN NUEVE COMUNIDADES

Sin embargo, todos ellos coinciden en denunciar que lo que buscan PSOE y PP es excluir a las organizaciones agrarias de ámbito autonómico del futuro Consejo Agroalimentario del Estado. En este contexto, denunciaron que el texto inicial remitido por el Gobierno plantea que sólo puedan incorporarse a los órganos consultivos estatales las organizaciones que sean mayoritariamente representativas en, al menos, nueve comunidades autónomas.

Para todos estos partidos, este requisito dejaría fuera a las organizaciones autonómicas de comunidades en las que la agricultura tiene un gran peso, puesto que se prima la presencia en varias autonomías independientemente del número de agricultores que trabajen en cada una de ellas.

Basándose en esta premisa, la diputada del BNG, Olaia Fernández, reprochó a los dos partidos mayoritarios que quieran "imponer su modelo centralista" y avisó al PSOE de que los nacionalistas gallegos tendrán en cuenta este asunto cuando haya que buscar "acuerdos futuros".

En la misma tesis insistió el representante de ERC Francesc Canet, quien pidió a los socialistas que "se dejen de monsergas sobre la España plural" porque para PSOE y PP "España es una y punto". Desde CC José Luis Perestelo se quejó, además, de que esta norma se va a aprobar con "dos o tres años de retraso".

ACUERDO DEMOCRÁTICO

Todas estas acusaciones fueron negadas por el portavoz del PSOE en la Comisión de Agricultura, Alejandro Alonso, quien subrayó que el acuerdo que ha sellado con el PP es "perfectamente democrático" y que, de hecho, este pacto implica una flexibilización de los requisitos planteados inicialmente para la elección de las organizaciones que podrán estar representados en los órganos consultivos estatales.

En declaraciones a Europa Press, Alonso detalló que las enmiendas que hoy se incorporaron al proyecto de ley especifican que las organizaciones podrán acceder a estos órganos por dos vías, en función de si se someten o no a un proceso electoral en cada comunidad autónoma.

En concreto, si se celebran elecciones, formarán parte del Consejo las que se presenten en nueve comunidades y obtengan una representación superior al 15 por ciento. En aquellas comunidades en las que no haya elecciones, las autonomías decidirán qué organizaciones son las más representativas y, si tienen presencia en diez comunidades, podrán integrarse en el Consejo.

Precisamente, otra de las críticas de los partidos minoritarios reside en el hecho de que no sea necesario convocar elecciones y que sean los gobiernos autonómicos los que determinen qué organizaciones son las más representativas.