Obama asegura que los costes del sistema sanitario están fuera de control

  • Washington, 11 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que los costes actuales de la salud se encuentran fuera de control, al presentar una propuesta de representantes del sector que reduciría los gastos en dos billones de dólares en diez años.

Obama asegura que los costes del sistema sanitario están fuera de control

Obama asegura que los costes del sistema sanitario están fuera de control

Washington, 11 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que los costes actuales de la salud se encuentran fuera de control, al presentar una propuesta de representantes del sector que reduciría los gastos en dos billones de dólares en diez años.

La reforma es algo "imperativo" que "podemos, debemos y lograremos alcanzar antes de fin de este año", indicó Obama en una comparecencia hoy en la Casa Blanca.

"No descansaré hasta que el sueño de una reforma sanitaria sea una realidad en EE.UU.", apuntó.

La reforma, explicó, deberá contener tres principios: una reducción de los costes, que cada ciudadano pueda contar con acceso a un sistema asequible y que respete el derecho de elección de médicos.

La propuesta presentada hoy proviene de grupos del sector sanitario, entre ellos farmacéuticas, aseguradoras y hospitales, que han ofrecido reducir los aumentos de sus tarifas en los próximos diez años.

La medida supone un movimiento sin precedentes en la industria sanitaria de Estados Unidos, que normalmente se ha mostrado reticente a este tipo de iniciativas.

A diferencia de lo que ocurrió con el intento de reforma del sistema de salud durante el Gobierno de Bill Clinton (1993-2001), ahora la industria sanitaria ha decidido colaborar con el proyecto, ante la constancia de que es importante para el país, dijo el domingo un alto funcionario del Gobierno que prefirió mantener el anonimato.

"Ahora queda claro que todos (industria y Gobierno) vamos en la misma dirección", comentó el funcionario.

Las propuesta permitirá reducir en 1,5 puntos porcentuales el crecimiento del gasto sanitario en el que incurre el país, lo que supondrá un total de dos billones de dólares en diez años.

Dado que el gasto de salud crece a un ritmo del siete por ciento anual, la propuesta supone un recorte en el ritmo de crecimiento del 20 por ciento.