Obama promete cerrar Guantánamo, pese a la resistencia en el Congreso

  • Washington, 21 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que cumplirá su promesa de cerrar Guantánamo, pese a que el Congreso le ha negado por ahora los fondos para hacerlo, y dejó entrever que podría mantener encarcelados de forma indefinida a algunos presos en suelo estadounidense.

La política antiterrorista de Bush no fue efectiva y es insostenible, dice Obama

La política antiterrorista de Bush no fue efectiva y es insostenible, dice Obama

Washington, 21 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que cumplirá su promesa de cerrar Guantánamo, pese a que el Congreso le ha negado por ahora los fondos para hacerlo, y dejó entrever que podría mantener encarcelados de forma indefinida a algunos presos en suelo estadounidense.

"A medida que nuestros esfuerzos para cerrar Guantánamo avanzan, sé que la política en el Congreso será difícil", dijo Obama en un discurso en los Archivos Nacionales, donde se preservan los documentos más importantes del país, incluida la Constitución.

"La prisión de Guantánamo ha debilitado la seguridad nacional de Estados Unidos. Es una arenga para nuestros enemigos", dijo Obama, en un intento de refutar los argumentos de los republicanos para mantener la cárcel abierta.

En su discurso, Obama mostró las líneas generales de su plan para desmantelar Guantánamo, donde permanecen 240 hombres.

El presidente dijo que transferirá algunos de ellos a prisiones de máxima seguridad en Estados Unidos y los juzgará en los tribunales federales o los tribunales antiterroristas especiales creados en Guantánamo por el Gobierno de George W. Bush, con un cambio en las normas que dé más derechos a los acusados.

Obama anunció además que su Gobierno ha determinado que 50 detenidos pueden ser enviados "con seguridad" a otros países y ahora negocia con ellos su transferencia.

Por último, indicó que hay un grupo de presos que "no pueden ser juzgados por delitos, pero que representan una amenaza para la seguridad de Estados Unidos".

Obama mencionó la posibilidad de mantenerlos en detención "prolongada" para evitar que lleven a cabo "actos de guerra", aunque prometió que habría un sistema de supervisión judicial y legislativa.

Ayer el Senado votó de forma mayoritaria en contra de dar al presidente los 80 millones de dólares que había solicitado para la clausura del penal, hasta que no presente un plan detallado de cómo pretende hacerlo.

La Cámara de Representantes se había manifestado en el mismo sentido la semana pasada.

La derrota en la Legislatura ocurrió por la resistencia de los líderes demócratas a aceptar el envío a sus distritos de detenidos de Guantánamo, para ser encarcelados o liberados.

Por su parte, los republicanos han advertido a los estadounidenses de que Obama quiere mandar terroristas a su barrio, un comentario al que el presidente pareció aludir hoy cuando criticó los discursos "diseñados para asustar a la gente en lugar de informarla".