Protesta frente a la Embajada de España en México contra la ilegalización de D3M

  • México, 27 feb (EFE).- Una docena de manifestantes que dijeron ser simpatizantes de la izquierda radical vasca protestaron ayer frente a la Embajada de España en México contra la ilegalización de Demokrazia 3 Milioi (D3M) para concurrir a los comicios del 1 de marzo en el País Vasco.

Protesta frente a la Embajada de España en México contra la ilegalización de D3M

Protesta frente a la Embajada de España en México contra la ilegalización de D3M

México, 27 feb (EFE).- Una docena de manifestantes que dijeron ser simpatizantes de la izquierda radical vasca protestaron ayer frente a la Embajada de España en México contra la ilegalización de Demokrazia 3 Milioi (D3M) para concurrir a los comicios del 1 de marzo en el País Vasco.

Los manifestantes rondaban los 20 años, a excepción de tres hombres de mediana edad. No quisieron especificar cuantos de ellos eran vascos, pero al menos tres eran mexicanos.

Los nueve jóvenes se situaron a primera hora de la tarde tras una pancarta de protesta, con pañuelos que les cubrían el rostro, frente a la puerta de la embajada, vigilada por seis policías.

La sede diplomática, ubicada en una zona residencial de la capital de México, llevaba cerrada dos horas.

Durante una media hora, los congregados profirieron gritos en castellano y en euskera por la "libertad" del País Vasco y contra las autoridades españolas, así como un "viva" a ETA.

Al término, leyeron un comunicado para denunciar la ilegalización de D3M, decretada por los lazos de la formación con la organización terrorista.

Los manifestantes introdujeron papeletas electorales de DM3 bajo la reja de la embajada, y uno de ellos quemó una lista electoral del Partido Popular (PP), ante la presencia de seis policías.

Uno de los jóvenes había declarado poco antes que pertenecían a diversas organizaciones simpatizantes con los preceptos de la izquierda radical vasca.

En las elecciones vascas de este domingo los sondeos señalan un fuerte ascenso del Partido Socialista de Euskadi (PSE), que, según los analistas, podría arrebatarle el poder al conservador Partido Nacionalista Vasco (PNV, gobernante 1980) en coalición con alguna otra fuerza.