Rajoy asegura que a Zapatero hablar de economía "le produce urticaria" y que "cada media hora presenta un plan"

Sostiene que el PP "va a dar la batalla" en las elecciones europeas y afirma que el presidente del Gobierno "no es creíble"

MÁLAGA, 25 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó hoy que al presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, hablar de economía "le produce urticaria" y criticó que "cada media hora presenta un plan".

Así, se refirió al plan de economía sostenible presentado ayer por Zapatero en Dos Hermanas (Sevilla), y señaló que "no puede hablar de economía sostenible quien ha llevado a Andalucía y a España a una situación de paro insostenible".

"Zapatero está en la nada y anuncio que presentará dos o tres planes más como mínimo", afirmó el dirigente popular, y añadió que "todo esto es la historia de un engaño". Manifestó que cuando el presidente del Gobierno presenta una medida "es para echarse a temblar porque cada vez que dice una cosa los resultados son peores".

Rajoy, que pronunció un mitin en pleno centro de Málaga ante alrededor de 4.000 personas, según la organización, acusó al presidente del Ejecutivo central de "no ser creíble", y criticó que acudiera al acto de ayer en un avión de las Fuerzas Armadas para anunciar "su plan número doce".

El presidente de los populares, que fue vitoreado en varias ocasiones por el público malagueño con gritos de 'Rajoy presidente' y 'Zapatero dimisión', aseguró que su partido "va a dar la batalla en Europa". "En defensa del agua, de los sectores abandonados por el PSOE, en defensa del aceite de oliva, de las naranjas, los tomates, el melón, la sandía, el pimiento, el pepino, las berenjenas, el calabacín, el vino. Ésa es la economía sostenible y lo demás es mentira y una falsedad", subrayó.

"Se coge antes a un mentiroso que a un cojo y a Zapatero ya nadie le cree y el pirómano que aparece con casco de bombero no es creíble", insistió, al tiempo que lamentó que los socialistas "engañen" a los ciudadanos.

Aseguró que Andalucía ha visto como 380.000 personas, "con cara y ojos, seres humanos con sus anhelos y sus proyectos de vida han perdido su puesto de trabajo", y aseguró que las cosas "se pueden hacer de otras manera". Recordó la creación de empleo desde 1996 a 2004, cuando su partido dirigió España, y dijo que gobernar es "tomar decisiones y presentarse con resultados y no con promesas".

Rajoy resaltó que el PP sea el partido "más fuerte de Europa", con más militantes y afiliados, y aunque admitió que se han vivido momentos "difíciles y complejos, ha sabido salir adelante". "Os necesitamos, os pedimos ayuda y apoyo y os prometo que estaremos a la altura", declaró ante los aplausos de los presentes.

"GANAR LA BATALLA"

El máximo dirigente popular criticó que mientras "algunos --en referencia al PSOE-- hacen vídeos, otros hacemos programas". "Unos están empeñados en hacer titulares, en cubrir telediarios y hacen promesas que no se concretan en nada mientras que otros intentamos ser eficaces", insistió.

"Os pido que me hagáis caso, vamos a trabajar para ganar, para generar confianza y certidumbre porque esto se puede hacer de otra forma", expuso, al tiempo que criticó que los jóvenes españoles "estén siendo machacados por las políticas del Gobierno de España".

Según Rajoy, gobernar "es difícil pero hacerlo peor es imposible, es que es imposible", enfatizó. Ante los gritos de 'Rajoy presidente', señaló: "Sí señor, no va a tardar, no va a tardar", y se acogió al refranero popular para decir "no hay mal que dos años dure, ni en Andalucía ni en España".

Así, dijo que es "urgente" que el cambio político iniciado en Galicia con Alberto Núñez Feijoó culmine el 7J en Europa, con Javier Arenas en la presidencia de la Junta de Andalucía, y con el PP en España, "eso significa un futuro esperanzador".

"Ahora, el próximo 7 de junio, es el primer paso, y como lo necesitamos todos esa batalla la vamos a dar y vosotros, los ciudadanos, vais a ser los grandes protagonistas del cambio que se necesita", concluyó el presidente popular, que estuvo arropado en la plaza de la Constitución de la capital malagueña por el presidente del PP-A y vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas; la número tres en las listas del PP a los comicios europeos, Teresa Jiménez Becerril, así como por el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo y el alcalde de la capital, Francisco de la Torre; entre otros dirigentes malagueños.