Rajoy desconfía de Salgado porque su trayectoria económica es "una página en blanco"

Rajoy desconfía de Salgado porque su trayectoria económica es "una página en blanco"

Rajoy desconfía de Salgado porque su trayectoria económica es "una página en blanco"

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, expresó hoy su desconfianza en el nuevo equipo económico del Gobierno encabezado por la vicepresidenta Elena Salgado, ya que la trayectoria económica de ésta es "una página en blanco" y "no parece lo mejor para recuperar la confianza", en un momento en que el país es más pobre, subrayó Rajoy, y sufre el "estrepitoso fracaso" de la política económica del Ejecutivo.

"No podemos estar un año más como hemos estado. Ha sido uno de los peores años, si no el peor, desde 1977", afirmó Rajoy en rueda de prensa en Madrid tras reunirse con su Comité de Dirección. Este órgano aprobó hoy "un plan anticrisis completo y global contra la parálisis del Gobierno de España", explicó Mariano Rajoy, un amplio documento con doce capítulos de reformas económicas y sociales que España necesita, a juicio de los 'populares', para superar la actual crisis económica.

Aunque descalificó la remodelación del Gobierno en su conjunto --"cada uno nombra a quien quiere o a quien puede", dijo de la elección de Zapatero--, el líder de los populares manifestó su especial preocupación por el nuevo equipo económico. Reconoció que Pedro Solbes no podía continuar en su cargo, pero censuró a la elegida porque le da la impresión de que el presidente quiere convertir la Vicepresidencia Económica del Gobierno en una Secretaría de Estado "a sus órdenes" y así "llevarlo todo", lo cual para Rajoy es "enormemente preocupante".

Pero al margen de los nuevos nombres en el departamento económico, el dirigente del PP subrayó que la pregunta importante es qué significan los cambios "para el interés de los españoles". "Lo único que se nos ha dicho es que no hay un cambio de línea, sino sólo un cambio de ritmo", criticó, para tachar de "espectáculo televisivo inaudito" la sucesión de reuniones de los nuevos ministros estos días pasados. "Se han reunido consigo mismos, se han dado jabón, han copado todos los telediarios", dijo.

Sobre todo esto quiere Rajoy que hable Zapatero en el Congreso. "Si el señor Rodríguez Zapatero comparece le pediré explicaciones de por qué cambia el Gobierno en un año, y un cambio que no es normal: ha elevado una secretaría de Estado al rango de vicepresidencia", argumentó. "Y que explique qué valor tiene su palabra", añadió, refiriéndose al compromiso público de crear un ministerio de deportes.

EL PAPEL DE CHAVES Y DE BLANCO

En sus críticas a los nuevos miembros del Gobierno Rajoy aseguró que desconoce cuál va a ser la labor del nuevo vicepresidente territorial, Manuel Chaves, algo que también quiere que aclare Zapatero en el Congreso. "¿Quién va a ser el responsable de la financiación autonómica?", inquirió, para recordar que este departamento ha perdido la responsabilidad sobre función pública.

Hasta ahora, repasó Rajoy, ha sido el equipo de Pedro Solbes el responsable de llevar adelante este asunto y, según el líder del PP, "tenía toda la lógica" porque la financiación autonómica afecta al Presupuesto del Estado y al déficit. "Es preocupante que la pudiera llevar el señor Chaves, que además está por debajo de la vicepresidencia económica", dijo.

En cuanto a la designación de José Blanco como ministro de Fomento, Rajoy expresó su desconfianza en que vaya a tratar por igual a todas las Comunidades Autónomas al promover la inversión pública. "Los antecedentes no son buenos, no se ha caracterizado por su afecto y cariño a los gobernantes autonómicos del PP. Pero por sus obras les conoceréis", sentenció.

Rajoy añadió que no le parece mal esa dinamización de la inversión en obra pública que propone Blanco, pero advirtió del riesgo de superar un déficit público que, según las previsiones del Banco de España, rondará este año un "astronómico" ocho por ciento.

EL PARO COMO MEDIDA DEL "FRACASO" ECONÓMICO.

Rajoy centró su exposición inicial en presentar el plan económico aprobado hoy por su partido y que se transformarán en medidas concretas en las Cortes, donde se mostró confiado de encontrar el apoyo de otros grupos. El trabajo del Gobierno en este primer año de legislatura "ha sido un fiasco" y si el Ejecutivo no propone ni legisla, "por el PP no va a quedar", sentenció.

Los más de 3,6 millones de parados, la llegada de la recesión "por primera vez en muchos años" y la pérdida de renta per cápita en comparación con la Unión Europea demuestran el "estrepitoso fracaso" del Gobierno. Frente a ello, el PP plantea una batería de medidas repartidas en 12 capítulos que van desde un plan de austeridad en la Administración hasta la reforma de al Justicia, pasando por reformas fiscales y laborales, del sistema financiero, del modelo energético o la "modernización" del sistema de bienestar.

Preguntado por cómo recortaría el gasto en la Administración, el presidente del PP aprovechó para censurar que la reforma del Gobierno no haya servido para eliminar "ministerios que todo el mundo sabe que eran perfectamente suprimibles", aunque no citó cuáles, y que a cambio haya elevado el coste de otros al elevarlos de categoría, como la nueva vicepresidencia territorial. "Tenemos uno de los gobiernos más costosos de Europa", criticó.

Mariano Rajoy explicó hoy que espera que el Gobierno admita a trámite las sucesivas iniciativas que presente su partido y que se tomen medidas. "Lo importante no es que yo me reúna con el presidente del Gobierno --respondió preguntado por esta posibilidad--, sino que el Gobierno tenga la voluntad de hacer algo".